The Beer Times (209)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Tras haber faltado a la cita con nuestro dominical la semana pasada, retomamos la normal publicación del semanal con más enlaces sobre cervezas.

Música de Anuncio: You Were on My Mind

Como siempre, con la sequía de anuncios de cerveza con músicas que merezca la pena reseñar, nos toca bucear en la hemeroteca y rescatar bandas sonoras de anuncios de televisión de los noventa.

¡Maldita sea, productoras! Empezad a poner anuncios con canciones guays ya mismo, que el verano está ahí cerca (a mes y poco, siendo optimistas) y la gente tiene sed y ganas de bailar. ¡Queremos marcha! Pero nos conformamos con esto: The We Five tocando “You Were on My Mind”. Menos da una piedra.


Bevog Ond

De esta marca austriaca tan reconocible por sus etiquetas con monstruitos dibujados (en este caso un calamar marinero y fumador) solemos probar todas las cervezas que pasan por nuestras manos (en este caso, una Porter Ahumada). ¡Fíjate, si el dibujo va a juego y tú sin darte cuenta!

De color negro (aunque con brillos rojos como corresponde a una Porter) y coronada por una cabeza de espuma beis, cremosa. El aroma es ahumado (madera) y maltoso (café, sobre todo, aunque también algo de chocolate).

El sabor es equilibrado, más dulce que amarga pero sensiblemente ahumada, claro. Todo muy equilibrado. El humo, con las maltas tostadas y el caramelo. Hacen que (salvo que no te guste el ahumado, claro) sea una cerveza placentera para beber.

Tiene 6,3% ABV, lo cual es un poco más que las Porters inglesas típicas, pero está bien porque así aguanta mejor las intensidades de los sabores. Y hace que te apetezca beberla más despacito y con más temperatura, con lo que vas a disfrutarla más.

“Mi opinión en un Tweet:” Si tuviese 8 tentáculos agarraría 8 birras como esta. Nota: Sobresaliente alto.

Ferias Cerveceras en Mayo 2017

Bueno, no dejéis que el título de la entrada os engañe. No es cierto al 100%. Ya que alguna de las ferias a las que vamos a ir son todavía en abril… ¡Pero ese finde es el puente del uno de mayo, así que cuenta!

Empezaremos en nuestro “pueblo”, Valladolid, acercándonos el sábado 29 por la mañana a la Cúpula del Milenio a Vallacerveza Craft Beer Festival, una feria organizada por la Asociacion de Cerveceros Artesanos de Valladolid. Pero aunque dura hasta el día siguiente, de ahí nos iremos a Madrid, donde se celebra el Beermad, Mercado de la Cerveza Artesana en el Museo del Ferrocarril. Este es del 29 al 2 de mayo. ¡Y pinta muy bien, mirad!

Y la semana siguiente estaremos cerca, en San Sebastián de los Reyes, que celebra su I Feria de la Cerveza Artesanal los días 5, 6 y 7 de mayo. Y en la que nosotros dirigimos tres catas (una de iniciación, otra de estilos extremos y una de maridaje) a las que podéis apuntaros e informaros aquí.

Así que ya sabéis. ¡Os avisamos para que hagáis por coincidir! Si todavía no nos ponéis cara, queréis compartir unas cervezas y una charla u os debemos dinero, es el momento de buscarnos. ¡Avisadnos y quedamos (salvo en el caso del dinero, claro)!

Ámbar Centeno

Como siempre: vosotros votáis, nosotros bebemos. La semana pasada propusimos tres cervezas para que eligieseis cual comentar cuanto antes en el Jardín, y vuestra elegida está aquí. Ayer la bebimos y aún no nos ha dado tiempo a mearla que ya tenéis la reseña escrita.

Ámbar Centeno es una cerveza de las que La Zaragozana saca en su línea “Ambiciosas”, como edición limitada (aunque hemos visto también una tirada de 33 centilitros), esta vez con centeno (como su nombre indica). De color marrón rojizo, turbio, como de madera barnizada, pero apagado, sin casi brillo. La espuma es de color hueso, persistencia media y esponjosa.

El aroma es a cereal, pastelería y miel; no muy llamativo pero cumplidor. En boca es donde destaca más, empezando dulce, continuando con un toque especiado picante y acabando con un amargo equilibrado. Cuerpo cremoso y denso con un agradable paso en boca.

Lo que echamos de menos en esta cerveza de 6,4% ABV es la mayor fructuosidad de las Roggenbier alemanas. Puede ser por la ausencia de malta de trigo. O porque no nos queda claro si el centeno es malteado (como dice la web) o sin más (como dice la etiqueta). O si estamos ante una cerveza de alta fermentación o no. Sin duda es la mejor de la serie hasta el momento, y aplaudimos que se hagan estos proyectos. ¡Pero aún se puede ir más allá!

“Mi opinión en un Tweet:” Si te “pica” la curiosidad, el centeno es tu crereal. Nota: Bien alto.

To Øl Snowball Saison

De un color dorado muy anaranjado y coronada con una espuma blanca persistente y de textura jabonosa, se nos presenta esta pequeña obra de arte que han elaborado los daneses de To Øl. En este caso estamos hablando de una Saison un tanto especial y bastante lupulada.

Al uso del estilo, encontramos en nariz unos matices especiados, pero que se ven ampliamente sobrepasados por aromas cítricos y de los lúpulos (Amarillo, Hallertauer Mittelfruh, Simcoe, Tettnanger). Por otro lado también encontramos algunas notas de fruta madura.

En boca sorprende la sequedad que deja, acompañada de una carbonatación media de burbuja muy fina. Desde los primeros tragos ya se percibe un retrogusto notablemente amargo que no pasa desapercibido. Aun así, las notas a fruta madura, que aparecen de nuevo, te confundirán antes de completar el trago, endulzándolo.

Desde To Øl recomiendan tomarse esta cerveza para acompañar comidas copiosas o grasientas, aclarando que te ayudará en la digestión. Nuestra opinión es que, sí, con su 8% ABV, es mejor acompañarla con algo sólido. Como curiosidad, hemos de comentar que esta cerveza ha sido fermentada además con bacterias de ácido láctico y contiene también ingentes cantidades de lúpulo, alejándose de las habituales Saison.

“Mi opinión en un Tweet:” Aunque no seas un gran amigo de las Saison, si te consideras un hophead, dale una oportunidad a esta bola de nieve. Nota: Notable alto.

Debate: ¿Artesanía y cervezas Sour?

El otro día comentábamos que tanto el ácido como el amargo son sabores en principio negativos pero que cuyo gusto “aprendemos”. Bueno, igual que aprendemos el dulce, pero el dulce es algo que acostumbramos desde el nacimiento, mientras que los otros abundan menos en la dieta y son menos habituales. Es por ello que la primera cerveza que prueba no suele gustar a casi ningún adolescente (por ser muy amarga), pero a base de beber y beber le vas cogiendo el tranquillo.

Algo así pasa también con el ácido. Los sabores muy ácidos (limón, vinagre, etc.), suelen causar muecas y sensaciones desagradables a la mayoría de los que lo prueban. Por ello siempre nos ha sorprendido que la penúltima moda importada de los EEUU fuesen las cervezas “Sour”, ácidas, y que calasen tan hondo en el panorama cervecero.

Y bien, charlando sobre el tema se nos ocurrió que realmente no es una cosa que haya pasado desde cero hasta ocupar hasta un tercio de los grifos de muchos bares cerveceros modernos. Sí que es cierto que hace 10 años su presencia en botella era meramente testimonial (en bares y tiendas, sólo las procedentes de Bélgica y la gran mayoría con frutas para endulzarlas), pero nuestra teoría es que sin darnos cuenta, hemos ido probando más y más cosas ácidas estos años, adaptando el paladar.

Y ahí es donde hablamos de las cervezas artesanas locales, sí. Desgraciadamente, en los primeros años de la artesanía cervecera en España hemos sufrido demasiadas cervezas ácidas. Por suerte eso ha cambiado, pero recordamos, dentro de la primera explosión de microcervecerías locales en Castilla, un gran porcentaje de cervezas cuya acidez (sin llegar a ser una Lambic) era demasiado alta. Y creemos que ese consumo previo es el que ha hecho que, en el mundo Craft, haya podido ponerse de moda un sabor tan poco habitual por lo demás. No deja de ser una teoría nuestra, pero… ¿tú qué opinas? ¿Podría ser?

Libro: Craft Brew (Las recetas de tus cervezas favoritas)

En cuanto a libros sobre cerveza artesana, los americanos nos llevan mucha ventaja. A los españoles, pero también a los europeos en general. En EEUU salen decenas de referencias, algunas repitiendo lo mismo que otras una y otra vez. Si un país cercano puede hacer gala de haber publicado también bastante prosa cervecera este es el Reino Unido. Hasta hace poco, por lo general, basada en estilos tradicionales (libros de Pete Brown o de Roger Protz, por ejemplo.)

Y decimos hasta hace poco porque en 2016 se publicó en el país anglosajón el libro Craft Brew, de Euan Ferguson, que ha sido recientemente editado en español. Hemos tenido el placer de poder leer el libro con calma, pinta en mano, y podemos afirmar que ha sido una lectura placentera. El enfoque del libro es claro: ayudar al cervecero iniciado dando valiosa información sobre el proceso y también recetas de conocidas marcas, con todo detalle, y adaptadas a un formato casero (20 litros de cocción.) Como el libro se divide claramente en estas dos partes, mejor analizarlas por separado.

El primer cuarto del libro está íntegramente dedicado al proceso de hacer cerveza. Primero analizando el equipo, luego los ingredientes y finalmente los procesos necesarios para obtener nuestro preciado líquido. El libro no es especialmente extenso en la explicación del proceso, pero es muy claro y el vocabulario es inequívoco y preciso. Hemos encontrado libros, especialmente en el pasado, donde el proceso quedaba algo difuso y nada definido.

El caso que nos ocupa está a años luz de aquellos libros. Nosotros hemos hecho cerveza unas cuantas veces, y leyendo esta obra hemos detectado varios consejos que nos habrían ido muy bien al iniciarnos. Esto es quizá lo más valioso de estas primeras páginas: no necesitaremos otro libro complementario para empezar a hacer cerveza (al menos las recetas que nos dan), aunque sí lo necesitaremos si lo que queremos es aprender a formular recetas, o profundizar más en los procesos.

#SiFueraUnaCerveza (88)

#SiFueraUnaCerveza, Michael Jackson -el cantante- sería una Mikkeller/Siren Beer Geek Daydream.


To Øl Black Malts & Body Salts

La cerveza que hoy nos ocupa es una de esas cosas brutas y extremas a las que nos lleva el mundo craft actual: una Imperial India Pale Ale negra, con café. O, como dicen ellos, Black Coffe IIPA. ¡Un pepinazo, vamos!

Vale que no es negra negra, sino marrón rojizo muy oscuro, pero da el pego. La espuma es beis, cremosa y abundante, pegajosa. Queda en el vaso como si fuese la de un cappuccino. Vamos, que tiene buena presencia.

Luego huele a lúpulo (lleva Tettnanger, Simcoe y Centennial), a regaliz y a alcohol. Y sabe… muy amarga, pero con un contrapunto tostado (maltas Pilsner, Cara Crystal, Black Malt, Melanoidin y Chocolate) y cafetoso (obvio) al final. Pero con buena presencia de lúpulo herbal y cítrico.

No nos sorprende por tanto que esta cerveza de 9,9% ABV tenga tanto éxito en las webs de rating de cervezas: es una gran Black Coffe IIPA. La cosa es que el mero hecho de ser una Black Coffe IIPA ya nos parece una pega: las Black Coffe IIPA son demasiado intensas y duras como concepto, y eso hace que no nos emocionen tanto. Vamos, que sólo le faltaba llevar sal, como dice el nombre.

“Mi opinión en un Tweet:” Batido de Imperial Stout, IPA y café expresso. Intenso. Nota: Notable.

¿Sabías qué…? Adjuntos

Los adjuntos, en la cerveza, son básicamente todos aquellos ingredientes que aportan azúcares fermentables a la cerveza y no son malta de cereal (o el extracto de dicha malta). Bueno, sobre esto unas fuentes y otras difieren. Algunas consideran adjunto a todo lo que no sea malta de cebada, lúpulo o agua, pero otras (como la legislación española vigente) admiten estos ingredientes y las maltas de cereal en general (y sus extractos), clasificando como adjuntos los demás productos amiláceos (fuentes de almidón) y los azúcares.

Como de las maltas de otros cereales hablaremos en la sección de Maltas del Jardín, esto nos parece adecuado, porque así hoy podremos hablar brevemente de los otros adjuntos más utilizados: granos crudos de maíz, arroz, trigo o de la propia cebada.

Según la ley española dichos adjuntos deben suponer menos del 50% de la masa total de la materia prima empleada. Y la principal “pega” que tienen los cereales adjuntos es que no tienen enzimas (como la maltas base de cebada) que permitan liberar ese almidón en forma de azúcares fermentables. Para ello, deben ser gelatinizados (habitualmente aparte del proceso de macerado, por requerir temperaturas diferentes) y luego incluidos al macerado principal (donde las enzimas actuarán sobre él).

Los adjuntos que son azúcares solubles pueden incluirse directamente en la fase de hervido (como la miel o el azúcar candi). Esto es habitual en las cervezas de la tradición Belga. Pero el uso de cualquiera de estos adjuntos puede causar controversia entre los cerveceros. Hay sectores que opina que una cerveza no ha de llevar nada de eso (los seguidores más fieles de la Reinheitsgebot o los artesanófilos más extremos) y otros que lo utilizan como método para ahorrar costes. Y, claro, una amplia gama de opiniones intermedias que los usan para dar las cualidades organolépticas que buscan para su cerveza.

Tongerlo Prior Triple

De la casa Tongerlo (cervezas de abadía belgas producidas en la Brasserie Haacht), esta es su cerveza más potente (y por eso lleva el nombre de un jerarquía alta entre los monjes). Es de estilo Tripel, el más alcohólico (esta tiene 9% ABV) de las cervezas rubias monacales.

Por ello es de color dorado con toques ambarinos: limpio y brillante. La cabeza de espuma blanca, jabonosa y chispeante, es poco persistente aún pese a la fuerte carbonatación que tiene la cerveza.

El aroma es frutal, con notas a plátano y especias. También se deja distinguir la malta y la levadura. Pero no tiene mucha presencia el lúpulo Saaz. El sabor es igual: maltoso, dulce, afrutado; pero con un poco de caramelo y sensación de alcohol, mientras que en nariz la disimulaba.

Aunque su aspecto no era malo (y menos si se sirve en su cáliz, y hasta puedes dejar el final con más levadura debida a la segunda fermentación en botella en un pequeño vaso de chupito), su sabor es mucho mejor que la primera impresión.

“Mi opinión en un Tweet:” El triple de borracho, como empieces con esta y te tomes tres. Nota: Bien alto.

Elige la Cerveza a Catar (5)

Desde hace años bebemos en un cuasi-estricto orden de fechas de consumo preferente, con una larga y variada despensa aguardándonos. ¡Pero esta sección se creó para adelantar alguna cerveza en esa cola!

Hemos elegido estas tres botellas, y las tenemos listas para que la más votada sea enfriada, degustada, catada y anotada y comentada reseñada aquí tan pronto como nos sea posible. Saltándose la espera de la centena de cervezas que esperan en nuestra alacena y la larga lista de notas tomadas esperando ser publicadas.

Las votaciones duran sólo dos días, así que no lo dejéis pasar. Votad a través de la encuesta (y, si no podéis, en los comentarios) y pronto tendréis la cata y la entrada de la elegida. ¡Tú eliges, nosotros bebemos!


Kaiserdom Dark Lager

Los estilos de cervezas negras alemanas de baja fermentación son bastante reconocibles, aunque no suelen hacer demasiados amigos. Este estilo se denomina Schwarzbier, y significa literalmente eso: cerveza negra.

Por lo tanto, no debe sorprendernos que su color sea negro (aunque con brillos rojizos en las zonas más expuestas). Ni que la espuma (abundante y cremosa) que genera sea de color ligeramente beis. Todo cuadra con llamarse “Dark”.

El aroma es a malta y café, con un poco de pan tostado y caramelo. El sabor es dulce de entrada, pero con un final más equilibrado. Siguen predominando las mismas notas (pan, tostada, caramelo, café).

Son cervezas que, como alternativa a la rubia amarguita, sientan bien para alternar. Cosa a la que ayudan sus bajos 4,7% ABV. Pero si las tuviésemos que beber a diario, acabaríamos aborreciéndolas un poco.

“Mi opinión en un Tweet:” Oscura, pero sencilla. Quizá demasiado sencilla. Nota: Suficiente.

The Beer Times (208)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

La penitencia se acaba. Lee aquí sobre las cervezas de abadía y otros interesantes enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (29)

Volvemos a la cargar con la sección que busca animar los sábados a base de pequeños archivos de Formato de Intercambio de Gráficos con imágenes animadas (vulgarmente conocidos como GIF).

Y esta vez, son gifs animados de animaciones cerveceras. Sin más. Sin mucha historia ni moraleja final. Ni chiste, ni sorpresa. ¡Pero quedan guays en vuestro Facebook o si las mandáis por Whatsapp!





Tiny Rebel Dirty Stop Out

El nombre de esta Smoked Oat Stout (cerveza negra con avena y ahumada), Dirty Stop Out, es una expresión que se utiliza en países angloparlantes para referirse a quien trasnocha por ahí más de la cuenta, posiblemente haciendo el golfo.

Y, como nosotros somos de ese palo, pus no pudimos resistirnos a probarla. 9 maltas diferentes (y avena) y 50 IBUs de lúpulo esloveno nos animaron a ello. De color negra bastante opaca, con una cabeza de espuma beis escasa y no muy duradera.

Aroma a cereal, chocolate y madera (más que humo, leña). El sabor es amargo, mucho más ahumada de lo que promete el aroma. Seca al final y con mucho tostado. Resulta un poco ligera de cuerpo.

Aun así, para canallas como nosotros que nos gusta disfrutar de cervezas curiosas a altas horas de la madrugada, esta puede ser una cena ligera (con sólo 5% ABV) antes de volver a casa a que nos llamen unos “Parada sucia”.

“Mi opinión en un Tweet:” El humo impregna las calles en las que nos puedes encontrar. Nota: Notable alto.

Vasos para Cerveza: Stange

En nuestra sección que trata sobre los diferentes vasos usados para beber cerveza (por lo general asociados a un estilo o región, además), hoy vamos a tratar sobre uno de los menos habituales. Y no, no es el vaso de tubo (negaos a que os sirvan cualquier cerveza e un vaso de tubo, por principios); es el vaso Stange.

Este vaso es un vaso pequeñito habitualmente (de 20 centilitros) y cristal muy fino, con forma recta de cilindro. Es sencillo, ligero y ocupa poco: ideal para llenar bandejas y mesas con él. Pero poco apreciado fuera de su uso tradicional.

Y es que están asociados con el consumo de cerveza estilo Kölsch en Colonia (el que es más alto) o cerveza estilo Alt en Düsseldorf (el que es más ancho). Quitando allí y para estos estilos, no hemos visto usar un vaso tipo Stange jamás.

Las principales ventajas que le encontramos son que permite apreciar bien los colores de la cerveza, generar una buena cabeza de espuma y que, al ser de tan sólo un “quinto”, nunca va a dar tiempo a que se te caliente la cerveza.

Maltas: Special Glassy

Hoy comenzamos con un nuevo grupo de maltas de cebada: el de las llamadas maltas caramelo. Para elaborar estas maltas, tras el germinado, se somete al grano a una sacarificación. En este proceso el grano debe tener una humedad de entre 40-45% y se mantiene durante 1-2 horas a una temperatura de entre 70-90ºC. Después de la sacarificación se pasa al secado, en el cual la temperatura varía según la malta que se elabora, llegando hasta los 180ºC.

El primer tipo de malta caramelo del que vamos a hablar es el de las maltas Special Glassy. Quizá por este nombre no os suenen pero si os decimos Carapils, nombre con el que se comercializan, seguro que ya sabéis de lo que estamos hablando.

Estas maltas tienen un rango de color de entre 1-12 SRM. Son maltas que se preparan utilizando bajas temperaturas y alta humedad para que el resultado sea una malta pálida con un endosperma vítreo. No tienen potencial enzimático y su porcentaje en la receta no suele superar el 10%. Aportan un poco de dulzor a la cerveza final y ayudan a la retención de la espuma. También se conocen como maltas de dextrina por su aporte al cuerpo de la cerveza.

Dentro de este grupo vamos a ver maltas como esta, maltas con las que mejorar y aportar detalles a nuestra cerveza, maltas con las que elaborar poco a poco cosas más complejas. En definitiva, maltas con las que seguir jugando y ampliando nuestro conocimiento sobre este ingrediente tan importante en la elaboración.

Problemas Técnicos

Estamos teniendo unos problemas técnicos con nuestro servidor central. Les pedimos disculpas por no poder actualizar con nuestra programación cervecera. En cuanto se solucionen, la retomaremos. Agradecemos su paciencia y les rogamos vuelvan en breve.

The Beer Times (207)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Si tienes más birras que comida en la nevera, para ti es este dominical lleno de enlaces sobre cervezas.

Música de Anuncio: It's Only Rock 'N' Roll (But I Like It)

La sequía de anuncios de cerveza con bandas sonoras memorables en la televisión continúa. Tanto, que tenemos que viajar al pasado y buscar incluso entre las cervezas de bajo octanaje para llegar a encontrar música que sea digna de esta sección.

Pero oye, al menos esta canción bien lo merece. De uno de nuestros grupos favoritos, un clásico de la música viviente. Aunque para el anuncio cambiasen la letra, nosotros nos quedamos con estos jovencitos The Rolling Stones y su It's Only Rock 'N' Roll (But I Like It).

Fuller’s Chiswick Bitter

Hoy hablaremos de una cerveza de esta conocida cervecería inglesa cuyo logotipo es un grifo. Peor no un grifo de los de servir cerveza, como podrías pensar. Ni los del lavabo. Un grifo de los que son mitad león, mitad águila, y que custodia un barril de cerveza.

Esta cerveza, de estilo Bitter y baja graduación (tan sólo 3,5% ABV) está bautizada en honor a la zona de Londres donde Fuller’s tiene su sede. Y es de color ámbar claro, profundo pero apagado, con una leve cabeza de espuma color hueso, poco abundante debido a su baja carbonatación.

El aroma es leve y sutil. Muy inglés: lúpulos (lleva Goldings, Northdown, Challenger y Target) florales y mantequilla. El sabor es maltoso (caramelo y afrutado) de primeras, pero sutilmente amargo y seco al final. En el punto justo de equilibrio para que entre sola.

Tanto entra sola, que la primera pinta de esta Bitter, si tienes sed, cae en solo diez minutos, y todavía te puede entrar otra sin problemas. Un trago demasiado fácil el de esta cerveza. ¡Como a nosotros nos gusta!

“Mi opinión en un Tweet:” Las Bitter inglesas “locales” son uno de nuestros estilos favoritos. Nota: Notable alto.

Carta de aromas: Humo

Hay todo un par de estilos cerveceros que basan en sus notas ahumadas su principal característica. Pero los tostados intensos de las cervezas más oscuras también pueden recordarnos al humo al catarlas. Por ello, queremos dedicar una entrada a este volátil aroma.

El origen de los sabores a humo en la cerveza viene casi exclusivamente de la malta y su proceso de elaboración. Sobre todo de las maltas especiales ahumadas, claro. En Alemania destacan en las Rauchbier de la zona de Bamberg (cuya malta se seca ahumándola con madera de haya, por lo general) o las Peated Beer británicas, que usan turba, igual que el whisky.

El humo que genera esos procesos de malteado está lleno de fenoles, crisoles y compuestos carbonilos que dotan a estos ingredientes de este característico olor, además de los producidos por las reacciones de Maillard en la propia cebada, como os decíamos.

Muchos de estos olores nos recordarán a hogueras, ceniceros, fogatas o alimentos que comparten el proceso de ahumado, como cecina o salmón. Por ello os recomendamos buscar estas cosas en vuestro día a día y aprender a reconocerlas la próxima vez que os enfrentéis a una cerveza de estas características.

Malta: Melanoidin

Queridos Jardineros, hoy acabamos de hablar del grupo de maltas de cebada con proceso de malteado estándar. Lo cual no quiere decir que no nos quede mucho por ver en este mundo del cereal. Pero para acabar esta parte, os vamos a hablar de la malta Melanoidin, también conocida como Brumalt o malta de miel.

Esta malta tiene un rango de color de entre 17-25 SRM, que le da a la cerveza tonos rojizos. En su proceso de malteado se reduce el flujo de aire en el germinado y se somete a temperaturas no tan elevadas para favorecer la producción de los compuestos de la reacción de Maillard. En este caso las temperaturas altas no son las responsables del color de la malta: los que dan color son los compuestos de la reacción de Maillard al someter a un hidrato de carbono y un aminoácido a altas temperaturas para que reaccionen.

A pesar de tener un poder enzimático suficiente como para poder transformar el 100% de su almidón, no se recomienda usar más de un 20% en la receta de nuestra cerveza, ya que es una malta con un aporte sensorial contundente. Solo un 10% ya nos da como resultado una cerveza con claro aroma a miel y galletas.

Algunos la llaman la Super-Munich, debido a la cantidad de características que comparte con esta malta (de la que os hablamos la vez pasada). Una malta que en pequeñas cantidades puede aportar a nuestra cerveza características muy especiales y aromas muy intensos, por lo que se recomienda para estilos maltosos, como las Amber o las Scotch.

Barcelona Beer Festival 2017

Hace poco se ha celebrado la sexta edición del Barcelona Beer Festival, el que sin duda nos parece el festival cervecero más importante de la península. Para no perder la tradición, hemos mandado al becario, que ha tenido que sacrificarse ingiriendo decenas de muestras de cerveza, con la consiguiente resaca. Por suerte, apuntó lo que vio y su amnesia post-etílica no ha impedido que esta entrada llegue a los lectores.

El festival ha cambiado a una nueva localización: La Farga de l'Hospitalet de Llobregat (a una parada de tren de Barcelona Sants). Este cambio ha sido arriesgado pero necesario, ya que durante los últimos años en el Museu Marítim se habían formado colas de hasta 3 horas, que habían obligado a cerrar las puertas por aforo causando críticas de algunos asistentes. Pero ¿funcionó la nueva localización?

Durante el primer día pasaron 8.000 personas, una cifra relativamente baja. Hubo razones meteorológicas para esta corta asistencia: cayó una especie de diluvio universal sobre Barcelona, con cortes de calles y retrasos en Cercanías (bueno, esto sucede con regularidad aunque no llueva). El sábado, no obstante, entraron 17.000 personas, con picos cercanos a las 4.000 simultáneas durante las últimas horas. Si el viernes fue decepcionante por el vacío de gente que se veía, el sábado fue todo lo contrario, con momentos de agobio en cualquier punto del recinto. El domingo se cerró con una discreta asistencia de 6.000 personas. Fue este día el que más achacó la localización, perdiendo las "hordas de guiris" que entraban por curiosidad al pasear por la zona de Drassanes el Barcelona otros años. En total, 31.000 personas. En principio nada mal.

El sistema de funcionamiento fue bastante parecido al de años pasados, con un aumento de las cervezas simultáneas, que crecieron hasta las 100 líneas de grifos. Se mantuvo la clásica pizarra, con la campana al pinchar barril nuevo, aunque este año al haber tantas cervezas sonaba de forma mucho más constante. Esto hizo desaparecer el clásico y muy entrañable griterío de alegría cada vez que sonaba, una lástima.

Daura Märzen

Si la semana pasada hablábamos de una Sin (alcohol, la primera cerveza artesana española que se puede denominar “sin alcohol”), esta semana vamos a hablar de otra Sin. Esta vez, sin gluten, pero también española. La Daura Märzen, del grupo de Estrella Damm.

Lleva un par de años solo en el mercado (igual que la mayoría de cervezas sin gluten, salvo un par de excepciones), pero gracias a Luis Tosar sabemos que, igual que la Voll Damm, es una cerveza de estilo Märzen. Para dejarlo claro ya: esto viene a ser la Voll Damm para celiacos, con menos de 3ppm de gluten.

E, igual que la Voll Damm, es dorada profunda, limpia y brillante, con espuma blanca esponjosa y compacta. El aroma es maltoso y el sabor igual, aunque algo peleón por el alcohol. Vamos, como la Voll Damm.

La principal diferencia con la Voll Damm (que no es el alcohol, ya que comparten los 7,2% ABV) es que (vete tú a saber por qué razón) en el etiquetado militar este que tiene han decidido poner todo en inglés: “Gluten Free”, “Double Malt Beer”, “Natural Ingredients”. ¡Como si los marines americanos fuesen intolerantes al gluten!

“Mi opinión en un Tweet:” La Voll Damm sin gluten y sin gracia ni novedad. Para emborrachar celiacos. Nota: Suficiente.

The Beer Times (206)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Si deseas que lleguen las vacaciones para dedicarte a la birra, como nosotros, haz que pase el tiempo leyendo estos enlaces sobre cervezas.