Franziskaner Hefe-Weissbier Naturtrüb

Hoy vamos a hablar de la Franziskaner de trigo… (se oyen voces al fondo: ¿de la Franziskaner? ¿En 2017? ¡Pero si eso es al menos del siglo pasado! ¡Si ya todo el mundo la conoce!) …bueno, puede ser que sea una cerveza hiper-mega-conocida de trigo, pero siempre merece la pena hablar de algo que sea bueno aunque sea clásico.

Por eso le dedicamos unas líneas a esta cerveza de Múnich de color naranja amarillento, muy turbia (como suelen ser las cervezas con la levadura sin filtrar alemanas), y con una de las coronas de espuma más abundantes del mundo cervecero.

Huele a éster de plátano (lo cual es tradicional en las weizenbier bávaras), pero también se deja notar el trigo, la levadura, y un toque especiado. Sabe muy dulce -es uno de los estilos más dulces de cerveza- y afrutada, repitiendo los mismos matices que en la nariz. Y sin embargo, un leve toque ácido al final le da un perfil muy refrescante.

Vamos, que cumple los estándar del estilo a la perfección (tiene un 100 en la web de rating más famosa) y se puede encontrar en botella o lata de medio litro por poco más de un euro. ¿Qué mejor para beber y llevar en la neverita o la mochila (o tener siempre al fondo del frigorífico) que algo como esta cerveza de 5% ABV?

“Mi opinión en un Tweet:” Un bocata de pan en una lata pa’llevar. Nota: Notable.

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo Stout?

Recordemos que para maridar cerveza con comida, lo ideal es conocer bien las características de ambas cosas a combinar. Como estas pautas son recomendaciones genéricas, lo importante es recordar que en las stout sobresalen los sabores a maltas tostadas, con recuerdos a regaliz, café, chocolate, etc.

Por lo tanto es habitual que las carnes asadas combinen bien, dado que ambas están bien modificadas por la acción del calor. Tradicionalmente, en Inglaterra se han maridado con ostras. Nosotros preferimos el sushi y el sashimi, pero como es mucho más sutil de sabor, sólo con las stout más suaves.

Además es un acompañamiento ideal para postres y chocolate, pero claro, eso es muy típico. Quizá sea mejor probar cosas más arriesgadas, como los pescados ahumados. O con una parrilla de vegetales, ya que enfatiza el sabor umami y equilibra el dulzor que estas tienen.

En definitiva, aunque parezca que son sólo para postres, las cervezas negras inglesas de tipo Stout quedan bien con muchos platos y comidas, siempre que sigas las normas generales de maridaje. ¡Aunque a lo mejor también quedan bien si te las saltas! ¿Cuál es tu combinación favorita?

Pronunciación de Estilos de Cerveza en Inglés

¿Estás en Londres y quieres pedir una cerveza pero no sabes cómo se pronuncia el estilo que quieres? No te preocupes, es algo que nos ha pasado a todos. Incomprensiblemente, por mucho bilingüismo que se quiera poner en las escuelas, un vocabulario tan básico como es el cervecero no se enseña ni en primaria ni en secundaria.

Y, aunque la RAE admite como opción en los extranjerismos el mantenimiento de la grafía original, pero con pronunciación a la española y acentuación gráfica según las reglas del español, esto sirve para pedir una “pale ale” (leído tal cual) en Madrid, no en Manchester.

Por ello, tanto por si quieres pedir en el extranjero, pronunciar bien las palabras según su origen, fardar de cultura cervecera o evitar que te frunzan el ceño al hablar de estilos de origen extranjero, te traemos este pequeño vocabulario con su pronunciación.

Amber Ale
/ˈæm.bər ˈeɪl/
“ambah eil”
Barley Wine
/ˈbɑː.li .waɪn/
“bahli uain”
Best Bitter
/best .bɪt.ər/
“best bitah”
Brown Ale
/.braʊn ˈeɪl/
“Braun eil”
California Common
/ˌkæl.ɪ.ˈfɔː.ni.ə ˈkɒm.ən/
“califóni-a comon”
Cream Ale
/ˌkriːm ˈeɪl/
“crim eil”
Golden Ale
/ˌɡəʊl.dən ˈeɪl/
“golden eil”
Imperial Stout
/ɪmˈpɪə.ri.əl .staʊt/
“impíri-al staut”
India Pale Ale
/ˈɪn.di.ə ˌpeɪl ˈeɪl/
“india peil eil”
IPA
/aɪ piː eɪ/
“ai pi ei”
Mild
/maɪld/
“maild”
Milk Stout
/ˈmɪlk ˌstaʊt/
“milk staut”
Old Ale
/ˌəʊld ˈeɪl/
“old eil”
Ordinary Bitter
/ˈɔː.dən.əri .bɪt.ər/
“ódineri bitah”
Pale Ale
/ˌpeɪl ˈeɪl/
“peil eil”
Porter
/ˈpɔː.tər/
“pohtah”
Pumpkin Ale
/ˈpʌmp.kɪn ˈeɪl/
“pampkin eil”
Scotch Ale
/ˌskɒtʃ ˈeɪl/
“scoch eil”
Smoked Beer
/sməʊkt ˈbɪər/
“smoukt biah”
Sour
/saʊər/
“sauah”
Special Bitter
/ˈspeʃ·əl .bɪt.ər/
“spesial bitah”
Strong Ale
/ˈstrɒŋ ˈeɪl/
“stron eil”
Wee Heavy
/wiː hev.i/
“güi jevi”
Wheat Ale
/wiːt ˈeɪl/
“güit eil”
Winter Warmer
/ˈwɪn.tər .wɔː.mər/
“güinte guomah”


Y, como regalo (ya que no es un estilo), una palabra que es igualmente problemática: Brew, se pronuncia / bruː/, o sea “bru”. Y un consejo: la ciencia ha demostrado que es verdad que lo hablarás mejor con un par de cervezas en el cuerpo. ¡De nada! (yu uelcom)

Debate: Otros Estilos Cerveceros

Una de las cosas que ha acompañado desde el comienzo el movimiento cervecero de las últimas décadas (el craft americano, el artesanal europeo, …) es el resurgimiento de estilos minoritarios regionales que estaban extintos o muy localizados.

Así, ahora se hace Wee Heavy en Estados Unidos, Gose en Barcelona, Berliner Weisse en Toledo o Braggot en León. La globalización y la moda han roto las fronteras de los estilos y cualquier cosa antes minoritaria puede hacerse en cualquier parte.

Pero no dejamos de ceñirnos a la cerveza “europea”. ¿Cuándo se van a poner de moda (aunque casi nos conformamos con “ver” o “probar”, no es necesario que sea una moda) nuevos estilos cerveceros de otras tradiciones? Queremos beber una Dolo o Ikigage (cervezas africanas con sorgo), o una Umqombothi (con maíz). O una Chicha sudamericana (también principalmente de maíz) o una Huangjiu china (a base de, como no, arroz).

Como en todo lo que expansión se refiere, el mundo WASP (white anglo-saxon protestant) con EEUU a la cabeza domina el imperio de la moda y de lo que los demás copiamos. A ver si se dan un paseo por otras culturas y descubrimos que hay mucha más cerveza además de los 150 estilos de Michael Jackson o de BJCP. ¿No os parece?

Omnipollo Noa Pecan Mud Cake

De un tiempo a esta parte, la cervecera sueca Omnipollo se ha hecho un lugar de honor entre las cerveceras VIP del panorama craft. Primero entró con buenas IPAs, y luego remató con cervezas muy innovadoras pertenecientes a varios estilos, mayormente Imperial Stouts y sours.

Su Noa Pecan Mud Cake es uno de sus buques insignia. Con un 100/99 en RateBeer, y con una auténtica legión de groupies detrás, puebla varios bares cerveceros con precios no exentos de cierta polémica. En Barcelona, por ejemplo, las medias pintas –ojo, las cañas- de esta cerveza cuestan entre 7 y 8 euros. ¿Qué la hace tan especial?

La cerveza es negra, petrolífera, densa, con una espuma ocre que se disipa con relativa rapidez. El aroma es sorprendente: cacao, bizcocho industrial, ron y vainilla a go-go. Es tan intenso que eclipsa cualquier otra nota aromática. La verdad es que nos resulta algo artificial y un poco pasado de vueltas. Para hacernos una idea... huele a Phoskitos borracho. Tiene lógica teniendo en cuenta que es una Russian Imperial Stout aromatizada (en algunas versiones con aromas artificiales, en otras con aromas naturales). La cerveza, rozando lo empalagoso, se hace dura al final (especialmente si no es la primera). El trago es alcohólico, no podemos olvidar su 11% de alcohol en volumen.

Como se puede deducir, tras la fama adquirida y su coste, la cerveza nos resultó algo decepcionante. Sí es cierto que es golosa, plena, corpulenta y deliciosa. Pero su artificialidad y empalagosidad la bajan de un olimpo que no acabamos de entender, especialmente en la puntuación de 99 que hace referencia a la adecuación al estilo. Habrá que ver la reacción de los que siempre han criticado a las cerveceras industriales por usar extractos.

“Mi opinión en un Tweet:” Es a una Russian Imperial Stout lo que un Bony a un bizcocho. Nota: Notable bajo.

The Beer Times (227)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Te recordamos que puedes leer cosas sobre el Concurso Homebrewer, además de otros muchos enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (34)

Con el estreno de un par de películas de superhéroes en las carteleras en este mes, y nuestra frikez inherente, no podíamos dejar pasar la oportunidad de juntar de nuevo nuestras aficiones en esta sección tan animada.

Por eso hoy queremos brindar por la normalización de la cultura del cómic gracias al cine con Aquaman, la Viuda Negra, Thor y, por supuesto, Batman. ¡Salud! ¡Alcemos nuestras cervezas!




De Molen Bommen & Granaten

Cuando hablamos de la gente de De Molen (aka "los molineros") pensamos casi siempre en cervezones potentes y memorables... y bueno, pues probablemente éste sea también el caso. Precisamente con este clásico de las Barley Wine, de las que matan dulcemente: Bommen & Granaten, o lo que es lo mismo, Bombas y Granadas. Destacar que hay varias versiones más de esta cerveza, envejecidas en barricas de distintos vinos, aunque la que nos ocupa hoy es la básica.

De la presentación poco vamos a hablar, la inconfundible botella de la cervecera, etiqueta B&W con la información necesaria (y completa). La cerveza presenta un opaco color ámbar rojizo, de poca espuma y carbonatación casi nula, con corona poco persistente. En cuanto a la densidad es llamativamente alta.

Llama notablemente la atención su aroma dulce a caramelo (usa maltas Caramel) y sobre todo un fuerte olor a uva pasa (similar al Pedro Ximénez) e incluso higo y mosto. También vienen aromas de frutos rojos y orejones, sutilmente cítrico tal como se deduce del uso del lúpulo Columbus. Y hablando de la lupulización, bastante baja, muy afrutada. A pesar del intenso dulzor de su sabor y su aroma, la Bommer está increíblemente bien equilibrada.

Esta “explosión” de aromas y sabores de la Bommen, hace que la bebamos despacito (como Luis Fonsi...), algo que conviene debido al alto contenido alcohólico (11,9% ABV). Y todo ello a un precio asequible, así que miel sobre hojuelas.

“Mi opinión en un Tweet:” “Killing me Sweetly” a bombazos y granadas con este birrazo, que me dejo. Nota: Notable alto.

Carta de Aromas: Lavanda

El aroma que podemos encontrar en la cerveza a lavanda y otras flores se debe principalmente al uso del lúpulo. No necesita tener un fuerte carácter lupulado para encontrarlos. Es más, los aromas florales suelen ser de lúpulos de corte más clásico, que se utilizan con moderación.

Lo que importa es que esos lúpulos tengan un alto contenido en Mirceno (presente también en la marihuana o en el laurel) que se transforme en Linalol, que es lo que nos va a dar este carácter floral.

Puede recordarnos también a la albahaca u otras hierbas aromáticas como la menta. En cualquier caso, dando un toque fresco al perfil aromático de la cerveza (por ejemplo en estilos como las Lager o las Pale Ale).

Para reconocerlo, puedes rebuscar en los herbolarios o pasear en primavera por un Jardín Botánico. ¡No es tan divertido como El Jardín del Lúpulo, pero seguro que al menos es igual de educativo (si no más)!

Vasos para Cerveza: Craft Glass

Llamamos a estos vasos “Craft Glass” porque lo que tienen en común es que son vasos que no responden a ninguna tradición cervecera ni a la costumbre de beber en ellos desde hace años, como pasa con la mayoría de los vasos asociados al consumo de cerveza, sino que han sido creados recientemente, específicamente para beber en ellos cerveza, a raíz del auge de la cerveza artesana o craft.

Y la verdad es que ya habíamos hablado de ellos hace tiempo, dedicando una entrada a justo los tres vasos de la foto. Por lo que os invitamos a leerla si queréis saber más de la copa Teku o de los vasos de IPA de Sierra Nevada y Dogfish Head, o de Boston Lager de Samuel Adams. Pero considerábamos necesario que estuviesen también en esta sección.

Aunque no sólo hay estos tres. Marcas como Spiegelau o Rastal (con otra vajilla como el vaso de Stout o la Craft Master, respectivamente) están innovando y creando nuevas formas que se adecuen a lo que cada estilo “demanda”.

¡Hasta en supermercados, grandes almacenes o tiendas de menaje para casa empiezan a aparecer estos vasos -o similares-! Incluso alguna gran cervecera los utiliza para su vajilla. Así que no hay excusa posible para no tener alguno en casa, dándole un toque moderno a nuestro ritual de beber cerveza.

Lúpulo: Cluster

Esta palabra que tal vez os suene a algo relacionado con la informática (pero con tilde, clúster) es en este caso el nombre de un lúpulo. El lúpulo que fue a Estados Unidos lo que una vez fue el Nugget a España: el lúpulo más cultivado hasta los años 70 en el país.

Un lúpulo que llegó en el siglo XIX con los colonos, fue el primero que se cultivó en EEUU y que llegó a representar el 95% de la superficie de lúpulo en el país. Por ello está asociado completamente con el estilo American Pilsner, ya que era el que utilizaban más a menudo.

Es un lúpulo de doble propósito, con un porcentaje de alfa ácidos de entre el 5% y el 9%, habitualmente. Proporciona aromas y sabores florales y especiados, con toque terrosos. Además, sus propiedades se mantienen muy bien con el tiempo, así que se puede almacenar sin problemas.

Eso sí, no intentes hacer sólo con él una cerveza muy lúpulada. No está pensado para IPAs, pero sí para las ya mencionadas cervezas tipo Pilsner Lager, u otras como Porters o Stouts. ¡Pruébalo y nos lo cuentas!

Villa de Madrid Ziva #5.0

La pasada semana fue el International Stout Day 2017, una excusa perfecta para sacar una cerveza de uno de nuestros estilos favoritos, potenciado además por la convocatoria de uno de los pocos eventos inter-blogueros-cerveceros que sigue en activo gracias a Jose, de Rubias, morenas, negras,..., bajo el hastag #ISD2017españa.

Y nosotros acudimos por tanto con una ISD (léase Imperial Stout Deliciosa) de España: La Ziva #5.0 (bajo esta denominación sacan sus cervezas especiales) de Villa de Madrid. Y esta es algo interesante porque tiene 11% ABV (como curiosidad, no busquéis fecha de consumo preferente; al tener más de 10% ABV la ley exime de ponerla), y lleva chocolate y café.

La cerveza es negra (de eso va el día) con espuma de color beis, no muy abundante, aunque al menos mantiene un poco todo el rato. En el aroma predominan sus adjuntos: café y chocolate. Aunque como las maltas oscuras dan también esos aromas, es difícil saber dónde acaba uno y empieza otro. Ah, y huele también a vainilla. En boca es tanto dulce como amarga, con mucho sabor de nuevo a café y chocolate, pero sin empalagar. Cierto toque a frutas pasas o licor (ya que cuando coge temperatura el alcohol se hace más presente).

Bueno, está claro que no nos hemos equivocado al elegir esta Imperial Stout para el evento, y que resulta sabrosa y compleja. Esperemos que sea una cerveza que pase a formar parte (al menos de manera estacional) de su catálogo, y no se quede en un mero recuerdo en las webs.

“Mi opinión en un Tweet:” Si te tomas #5, ya no sabes Ziva o “zi viene”. (Y por esto me echaron de Twitter). Nota: Sobresaliente.

The Beer Times (226)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Casi pasamos del verano al invierno, sin tiempo de leer todos estos enlaces sobre cervezas.

Anderson Valley Fall Hornin’ Pumpkin Ale

Acaba de pasar Halloween, y esa es la fecha que en nuestro país asociamos con las cervezas de calabaza (al ser la festividad asociada a la calabaza, desde la desaparición de Ruperta del 1, 2, 3). Pero en su país de origen, EEUU, las Pumpkin Ale se consumen durante toda esta temporada, sirviendo tanto para la noche de los muertos como para Acción de gracias.

Y por tanto nos llegan muchas de dicho país (y de otros, como vimos en la cata comparativa que hicimos hace un tiempo). Y la que nos ocupa hoy, es igual de los USA, de California. Lleva, como es habitual, calabaza y especias. Por lo que no es de extrañar que tras su color rojizo profundo y oscuro y su espuma hueso compacta, destaque el aroma de la calabaza, la canela y la nuez moscada.

Eso sí, bastante equilibrado entre las tres. Aunque con poca presencia de la malta (que deja destacar algo de caramelo). El sabor es dulce. De nuevo equilibrado y rico, pero igualmente con algo más de sabor a la propia cerveza la mejoraría.

Aun así es un buen ejemplo de estilo -aunque es un estilo que no tiene por qué gustarte si los dulces como los polvorones no te emocionan- que merece una gran nota (acercándose a las mejores de su clase). Puedes combinar su 6% ABV con algo de comer, como tubérculos asados o verduras a la parrilla, o postres como flan de huevo.

“Mi opinión en un Tweet:” Al calor del otoño, la cornucopia te da calabazas. Nota: Sobresaliente bajo.

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo Pale Lager?

Hoy vamos a hablar de algunos de los maridajes que recomendamos para el estilo cervecero más consumido del mundo. Las cervezas rubias de baja fermentación, con origen en la tradición centro europea (Alemania y República Checa). Son cervezas ligeras, de perfil limpio, elaboradas con maltas pálidas, y un carácter muy equilibrado, como las Pilsner o las Helles.

Estas características las hacen ideales para acompañar comidas sencillas, ni muy intensas ni muy complejas, ya que son cervezas que no poseen tampoco un abanico de sabores muy amplio debido a la “sencillez” de sus ingredientes.

Por ejemplo va muy bien con ensaladas vegetarianas (al usar el tipo de malta menos “cocinada”, va bien con platos poco transformados). Igualmente con algo como pechugas de pavo ligeramente pasadas por la plancha y poco condimentadas.

Igualmente sirve para maridar platos con sabor a “grano” (como un risotto). Y su final seco ayuda a limpiar el paladar en picoteos y embutidos. ¡Por eso estas cervezas Lager funcionan tan bien de tapeo en los bares! Pero a ti, ¿con qué te gusta maridar estas cervezas? ¡Cuéntanos tu combinación favorita!

Moda Cervecera: Poker de Lúpulos

Continuamos con la sección de Moda Cervecera, ya que en nuestra visita al Beermad encontramos allí a los chicos de Hop Wear, donde vimos esta camiseta de un “royal flush” de lúpulos (que no es ningún menú de restaurante de comida rápida, sino una escalera real, en argot del juego). Por si no fueran pocos nuestros vicios (la cerveza, la música, el sex...., ejem) otro más: el póker.

Pero en todos estos casos, es importante tener una mano ganadora, y escalera de color al As es una de las invencibles. Igual que una cata con cinco buenas cervezas o un blog en el que escriban cinco buenas personas (pista: empieza por Jar...).

Hay que añadir que estos de Hop Wear se lo están currando y no solo se limitan al diseño y venta de ropa "cervecista”, sino que también juegan en el campo del marketing basado en el mundo de la cerveza (y es que ya era hora de cambiar un poco la cara sobria y abigarrada de cierto sector del mercado). Están predicando con el ejemplo tal como resume la descripción de la camiseta, y es que no solo hay que tener buenas cartas sino jugar bien con ellas.

Así que con esta prenda de diseño “old school”, tanto en modelo masculino como femenino (lo cual es un detalle) podemos presentarnos en el curro o a dar una charla, que solo los que saben de birra entenderán el significado de esta mano. Y en todo caso, si no sabemos de póker, pues siempre podemos echar un órdago, que de eso sí que entendemos.

Seef Bier

Esta cerveza, elaborada por la Antwerpse Brouw Compagnie en la Brouwerij Roman trata de recuperar un estilo propio de la ciudad de Amberes, que se perdió a mediados del siglo pasado. Lleva trigo, avena, trigo sarraceno y cebada.

El aspecto es rubio, con brillo dorado aunque ligeramente nublada, con una cabeza de espuma blanca, abundante y compacta, pero poco persistente. El aroma es muy atractivo: miel, bastante malta y cereal, y algo de levadura belga con su toque especiado.

En boca es dulce (de nuevo miel) pero también afrutada (uvas) y con presencia del cereal y algún toque cítrico. Y no se nota el alcohol pese a que sube un poco, hasta los 6,5% ABV. Además, tiene buena carbonatación.

Todo esto hace que sea una cerveza rica. Y sencilla, que no simple. Ideal tanto para beber sin pensar mucho en lo que bebes, como para pararse a sacarle matices. O para acompañar comidas complejas pero no muy intensas.

“Mi opinión en un Tweet:” A veces, no hace falta hacer cosas intensas para hacer cosas ricas. Nota: Notable alto.

PBS - Mujeres en el mundo cervecero

A pesar de que en la antigüedad la mujer jugaba un papel imprescindible en la elaboración de cerveza, la industria cervecera actualmente es un terreno de hombres. La mujer se ha visto relegada tanto como consumidor y como profesional, pero esto está cambiando. En nuestro blog, sin ir más lejos, contamos con tres mujeres que escriben regularmente. Una de ellas, que es graduada en Enología y con máster en Ciencia y Tecnología Cervecera, además de homebrewer y apasionada consumidora, es miembro de la asociación de la que os vamos a hablar.

La Pink Boots Society (PBS) es una asociación sin ánimo de lucro fundada en EEUU por Teri Fahrendorf en 2008. PBS se creó para ayudar, apoyar, animar, educar e inspirar a las mujeres que trabajan en la industria cervecera y actualmente es el único grupo en el mundo que se dedica a promover algo tan importante. PBS está formado por más de 1200 socias repartidas entre EEUU, Hong Kong, Nueva Zelanda, Chile, Brasil y España.

En España lleva en funcionamiento desde 2016, y el “capítulo”, liderado por Jing Chen, ya cuenta con 18 miembros. Una de las iniciativas que hace, por ejemplo, PBS Spain es el Womember. Durante el mes de noviembre se llevarán a cabo eventos de catas guiadas con algunas de las socias por todo el país, con el objetivo de concienciar a la gente de que la mujer también es consumidora y amante de la cerveza en un mundo dominado comercialmente por hombres. Os animamos a acudir a alguna de ellas, podréis encontrarlas publicadas en su Facebook. Ya hay fechas confirmadas para Barcelona, Pamplona y Altea (Alicante).

Queridas Jardineras: queremos animaros a todas las que os dediquéis profesionalmente, de una manera u otra, a la cerveza y a todas las que con ilusión os estáis formando que entréis en la página de PBS y os hagáis miembros de la asociación. Ser mujer no suele ser fácil, y en un sector que apenas piensa en nosotras, menos. Por eso, qué mejor que reunir fuerzas y luchar todas en la misma dirección. Porque queridas amigas juntarse es el principio y el trabajo en equipo el éxito. ¡Mujeres (cerveceras) al poder!

The Beer Times (225)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Esta noche has tenido una hora más para beber, dormir, atrasar el reloj o leer el dominical de los enlaces sobre cervezas.

Música de Anuncio: (Far from) home

Volvemos a viajar al pasado, donde la burbuja cervecera estaba en los anuncios de televisión, que se ve que vivían por encima de sus posibilidades y llenaban todos los comerciales de canciones que podías cantar y/o bailar. O sea, lo contrario de ahora.

Y en este cuya canción rescatamos, la burbuja cervecera acompañaba al bebedor hasta lejos de su casa, haciendo un mundo más bonito a su alrededor. ¡Queremos esa app en el presente ya mismo! Hasta que la inventen, os dejamos con el autor canadiense Tiga y su (Far from) home.

Kentucky Bourbon Barrel Stout

Es leer “Stout” y “Bourbon Barrel” en una etiqueta de cerveza, y las papilas gustativas de cualquier amante de la Buena birra deberían empezar a relamerse y salivar más que un perro de Pavlov en una tienda de carillones.

Pero claro, la cartera también suele alterarse (y temblar, aunque este caso no es nada extremo), y luego hay que estar a la altura. Veamos qué nos depara esta cerveza… Bueno, para empezar es negra, casi opaca. Con espuma beis rojizo. Bien. Una pena que sea escasa y poco persistente.

El aroma es a malta y café, sin presencia ni de madera ni de licor (ni bourbon ni whisky ni nada similar). En boca el sabor es más suave y equilibrado de lo esperado (para tener 8% ABV), con un perfil a la vez amargo y cafetoso, y dulce y alcohólico.

Pero de nuevo no hay presencia directa de la barrica de bourbon (más que un leve avainillado y algo de alcohol cuando coge más temperatura). Así que aunque como cerveza está aceptablemente buena, no da la talla con lo que promete en su etiqueta.

“Mi opinión en un Tweet:” La cerveza puede estar rica, pero parece sin barrica. ¡Hostia, un pareado! Nota: Suficiente.

La Verdadera “Ley de la Pureza” de 1516

Siempre se habla en el mundo cervecero de la famosa Reinheitsgebot, de la Ley de la pureza de la cerveza alemana, de 1516. Siempre se habla de que dice que la cerveza se hace sólo con cuatro ingredientes (bueno, tres, que la levadura aún no se había descubierto): agua, lúpulo y malta (aunque dice “cebada”).

Vamos, que se habla mucho, pero se conoce poco. Y, si te molestas en leerla o traducirla, descubres que es más una ley sobre precios de venta según temporada que sobre la “calidad” o pureza de la cerveza, como nos vende el marketing. Es por ello que os ofrecemos el texto íntegro traducido al castellano. Para que sepáis de los que habláis:

Cómo la cerveza debe ser hecha y servida en el país en verano y en invierno


Por la presente proclamamos y decretamos, por la Autoridad de nuestra Provincia, que a partir de ahora en todas partes en el Ducado de Baviera, tanto en el campo como en las ciudades y mercados, que no posean una ley específica a respecto, las siguientes reglas se aplican a la venta de cerveza:
De San Miguel a San Jorge, el precio de un Mass o un Kopf de cerveza, no debe exceder el valor de un Pfennig de Múnich, y de San Jorge a San Miguel, el Mass no se venderá a más de dos Pfennig de la misma moneda, el Kopf no a más de tres Heller. Si esto no se cumple, se aplicará el castigo indicado a continuación.
Si alguna persona hace o, de otra manera, posee otra cerveza que no sea de estilo Marzën, no la debe vender o despachar, de ninguna manera, por más de un Pfennig por Mass. Sobre todo, queremos que a partir de ahora en todas las ciudades, mercados y en el campo, los únicos ingredientes utilizados para la elaboración de cerveza deben ser cebada, lúpulo y agua.

Maltas: Ahumada

Queridos amigos jardineros: esta sección va llegando a su final. Hoy cerramos el último grupo de maltas de cebada, aquellas que tienen procesos de malteado especiales, hablando de una malta que puede dividir opiniones, ya que o la amas o la odias. La malta Ahumada.

Esta malta tiene un rango de color bastante bajo (2’5-5 SRM), pero como pasaba con su compañera de grupo, la malta Ácida, esto no tiene relevancia para su uso. Lo que diferencia a esta malta es su intenso sabor ahumado que proviene de un secado (total o parcial) utilizando como fuente de calor un fuego de leña. Las versiones tradicionales de esta malta, asociadas al sur de Alemania, se elaboran empleando madera de haya, aunque la madera de cerezo y aliso también son comúnmente empleadas en el resto del mundo.

Las versiones menos ahumadas se podrían llegar a usar en receta hasta el 100%, ya que tienen un poder diastásico suficiente para transformar todos los azúcares. Pero su uso en grandes cantidades puede sobrepasar el resto de aromas y sabores, dándonos como resultado una cerveza monocromática y plana, por eso lo aconsejable es no sobrepasar el 50% en recetas para cervezas tipo Rauchbier, o el 10% para aportar un toque a otros estilos.

Como curiosidad, queremos mencionar un subtipo de malta Ahumada, la malta Peat. Que si bien en cerveza no se suele emplear ya que tiende a dejar gustos desagradables, en la elaboración de whisky escocés si es muy empleada. La diferencia radica en que en vez de madera se emplea turba como combustible del secado.

Y aunque hemos acabado de hablar de maltas de cebada, todavía quedan otros cereales que se emplean malteados en la elaboración de cerveza, así que no sufráis, pronto seguiremos hablando de maltas.

Siren Undercurrent

De esta marca inglesa relativamente moderna (lleva en activo sólo desde 2013), las cosas que hemos ido probando nos han gustado en general, por eso no ha de sorprenderos que hablemos de ellas con cierta asiduidad.

Por ejemplo, de esta Oatmeal Pale Ale (una medio-antecesora de la moda de las NEIPAs) que lleva, como su nombre indica, malta Pale y Avena (además de malta caramelo). Su color es de arena, un poco turbia, y más oscura de lo que imaginas en principio. La espuma es blanco roto, abundante, y esponjosa –aunque no con una presencia abrumadora-.

El aroma es lupulado (lleva Cascade y Palisade), lo que le da un toque cítrico y floral bastante agradable. Y el sabor, siendo un poco des-equilibradamente amarga, destaca por los matices a frutos secos del conjunto. Todo ellos con notas especiadas y afrutadas, a mayores.

Vamos, que con sólo 4,5% ABV logra una complejidad que ya querrían para sí cervezas mucho más potentes y renombradas. Esta da lo que puede prometer una marca moderna, y lo cumple sobradamente, sin irse de precio.

“Mi opinión en un Tweet:” Sigue la corriente oculta hasta los cantos de sirena de las tendencias subyacentes. Nota: Bien alto.

La votación del BeerMad II (2017)

Recuperamos una sección que llevábamos años sin hacer, porque nos apetece y nos da la gana. Quizá ahora todo el mundo mira más Untappd y Ratebeer para saber cuáles son las “mejores cervezas”. Pero nosotros preferimos preguntar a nuestros lectores con esta encuesta-votación.

Así, entre los que asististeis al BeerMad celebrado la semana pasada en la Caja Mágica, queremos que elijáis las que fueron en vuestra opinión las mejores cervezas (muchas de ellas habrán sido premiadas en otros lados, pero otras es posible que no, y así las podrán conocer los demás).

Así que, por favor, participad diciéndonos las tres (3) cervezas que más os gustaron de las que probasteis en la feria. Ordenadas de más a menos, como oro, plata y bronce, porque la primera recibirá tres (3) puntos y la tercera uno (1). Lo podéis hacer en los comentarios de esta entrada, en el correo electrónico o en twitter o facebook, con el hastag #votoBeerMad2.

La semana que viene, cuando las votaciones hayan terminado, haremos el recuento y pondremos los resultados en el blog. ¿Os parece buena idea? ¡Pues venga, a votar! Y, si queréis mencionar alguna que destaca sobre todas las demás, pero por lo contrario (votar las más malas, vamos), pues también es bienvenido.

Pero como no queremos dejar sin participar a ningún lector, y ninguno de los asistentes al evento ha podido beber TODO lo que allí se sirvió, opinamos que los que no acudisteis tenéis el mismo derecho a votar, así que es válido mirar la lista de cerveceras y votar por las tres más sabrosas que hayáis probado que estuvieran allí. ¡Esperamos los votos de todos vosotros!

The Beer Times (224)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

En este dominical hablarán sobre lo importante (ejem, concurso homebrewer, ejem) y además, habrá otros enlaces sobre cervezas.

Resumen: Concurso Homebrewer y EnBabia

Aún nos dura la resaca de la fiesta post-presentación de ayer. Doble presentación, doble fiesta, doble resaca. Por eso no nos vamos a extender mucho en el post de hoy, espero que sepáis perdonarnos. Y que tampoco metamos otro tema, porque este nos parece necesario repetirlo:

Ya está convocada la sexta edición del Concurso Homebrewer que organizamos desde El Jardín del Lúpulo y La Tienda de la Cerveza. En su página web podrás encontrar la información completa sobre este concurso de cerveza casera, sus bases y sus premios.

Y ya está a la venta la cerveza ganadora de la quinta edición, la EnBabia Cuádruple Salto Mortal y Medio, elaborada en Arriaca. No dejes de exigírsela a tu tendero u hostelero habitual. ¡No puede estar mala! (Y se ven pocas Quadrupels españolas).

Y dicho esto, nos volvemos a la cama, que si una pega tienen las cervezas de alta graduación belga es que no conviene abusar de ellas. ¡Haced caso a unos expertos en el abuso de cervezas!

Hoy, doble presentación en La Tienda de la Cerveza

Os recordamos que hoy tenemos un gran evento en La Tienda de la Cerveza (Calle Ruda, 12, Madrid). A las 19:00 hemos quedado allí para presentar dos cosas de las que estamos muy orgullosos. El sitio no es muy grande… así que más te vale ser uno de los primeros en apuntarse, porque no te lo puedes perder.

En primer lugar, presentaremos la sexta edición del Concurso Homebrewer, con las bases, el cartel y todo lo demás que toca este año… ¡De nuevo vuelve el concurso de cerveza casera con más repercusión del país!

Pero es que también en el mismo evento verá la luz el lote elaborado en Arriaca de la cerveza ganadora de la edición anterior, la EnBabia Cuádruple Salto Mortal y Medio, una cerveza de estilo Quadruple belga, que probaremos en primicia.

Así que no nos entretenemos más. ¡Nos vemos allí esta tarde! (Y si no puedes ir, después estaremos en Craft Against the Machine de Embajadores 31, aprovecha)

BeerMad II: en la Caja Mágica

La verdad es que de un tiempo a esta parte nos cuesta escribir sobre los festivales o ferias cerveceras que asistimos. Un poco porque al final todas las entradas acaban pareciéndose entre sí, un poco porque cada vez podemos mover nuestro culo a menos sitios, y un poco porque cuando vamos, muchas veces, apenas estamos más de un par de horas.

Pero esta vez ha sido diferente: estuvimos en el BeerMad una noche, una jornada entera (agotadora y con mucho alcohol) y una mañana. Así que al menos material no nos falta para escribir. Pero nos faltaba la motivación. Y esta ha llegado al leer otros comentarios sobre el evento, ya que creemos que hay muchos puntos que no se han tratado.

Por ejemplo, en el listado de cosas bien hechas, he leído mencionar la amplitud del recinto (y que esté cubierto), los baños, la comida –con alguna excepción con mala relación con el precio-, la gran asistencia de público, la oferta cervecera variada y de precio aceptable, y las opciones de transporte.

Completamente de acuerdo. Pero se olvidan de mencionar la limpieza de las mesas (constante), la buena disposición de los puntos de venta de vasos, la facilidad de poder comprar botellas (por estar a cubierto y tener un horario tan amplio y largo), o, precisamente, el tener ese horario para facilitar el acercarte.

Por otro lado, en el lado de las cosas a mejorar, estamos de acuerdo en los más comentados: que el horario de cierre es un poco pronto (aunque imagino que venga impuesto por el recinto), los límites de aforo (otro tanto de lo mismo, pero es que además puede ser una ventaja: no sentirse apachurrado), los lavavasos (que estaban muy bien, pero escasos y a desmano) o la cantidad y calidad de los elaboradores.

Belhaven Black Scottish Stout

Desde la lejana Escocia nos llega esta cerveza que es una Stout escocesa pero que parece pensada para competir con la Stout irlandesa más famosa del mundo. Para empezar por el formato de la lata y la graduación (4,2% ABV), además de llevar también un sistema “nitro” para dar una espuma similar (aunque sin capsula suelta por la lata).

Así que al servirla encontramos una cerveza muy negra de espuma muy blanca y cremosa, sin nada que envidiar a la Guinness en aspecto. Aunque la pega del tener esta espuma de burbuja fina de nitrógeno es que apenas deja salir aromas, así que huele poco, pero a café y maltas oscuras (Chocolate, Crystal y cebada tostada), si te esfuerzas.

En boca es ligera, con un sabor poco intenso también, que sigue con café y chocolate, pero también pan y regaliz. Claro que lo que convence es la textura: cremosa y sedosa, de paso ligero en boca. Y un breve equilibrio entre amargor y dulzor.

Vamos, que no es la cerveza que abrirías en grandes ocasiones, pero sí una más que aceptable cerveza negra para beber en pintas (o casi, que la lata es de 44 cl) en lugar de repetir de la marca irlandesa que bate records.

“Mi opinión en un Tweet:” El negro escocés es enemigo natural de los escoceses. Nota: Bien.

¿Cuál es el maridaje para una cerveza estilo IPA?

Y con esta pregunta empezamos, tras haber hablado en estas otras entradas de los conceptos básicos sobre maridaje, a orientar la sección a los maridajes que os recomendamos para cada estilo de cerveza. Con uno de los que más se llevan ahora, las India Pale Ale (IPA).

Las IPAs son cervezas donde predomina el amargor y el lúpulo, frente al resto de sabores e ingredientes. Por su etimología (India) muchas veces se recomiendan para acompañar comidas especiadas, orientales, asiáticas. Y la verdad es que queda bien, pero que sepáis que su amargor enfatiza el picante. Ojo, no calma; enfatiza. Eso significa que si no te emociona el picante, no es el maridaje ideal. Pero puedes probar con una Pakora.

Lo que sí que nos gusta es que el sabor de lúpulo y su final seco, ayuda a limpiar el paladar en comidas muy grasas, como las rebozadas o fritas (un ejemplo perfecto para maridaje, y además también relacionado con su origen, pero en el extremo inglés, sería el archiconocido fish and chips). Pero además, equilibra bien sabores como las carnes a la plancha o la parrilla, que produce reacciones de Maillard que pueden “recordar a las maltas”, por lo que hacen un buen contrapeso. Perfecto con salsa barbacoa.

Pero recuerda una de las normas generales: sabores fuertes combinan con sabores fuertes. Si la IPA que quieres maridar tiene muchos IBUs o una fuerte carga de lúpulo, más te vale que el plato acompañe en intensidad, si no se lo va a “comer”… ¡Y el que tiene que comer eres tú!

Pero seguro que tú tienes un maridaje “fetiche” con las IPA. ¿Nos lo cuentas en los comentarios? ¡Así podremos aprender de los demás Jardineros!

Weisser Hirsch Allgäuer Weizen

Desde Alemania nos llega la cerveza “blanca”, de trigo, de esta marca de cervezas bávara tan reconocible por sus siempre visibles ciervos en la etiqueta. En este caso, un ciervo blanco como la nieve, que daría para protagonizar una leyenda de Bécquer o un trozo de El Hobbit.

Pero aquí hablamos de cerveza, no de literatura, así que menos hablar (o escribir), y al tema. La cerveza es de color amarillo anaranjado, turbia por la levadura. Genera una abundante cabeza de espuma de color tan blanco como el ciervo de la etiqueta, compacta y duradera.

El aroma recuerda a pan y a plátano. Y el sabor es ligero, de entrada fácil, aunque ligeramente picante. Esta sensación se ve acrecentada por la fuerte carbonatación que tiene la cerveza. Pero deja un final dulce bastante sabroso. Y sólo tiene 5,2% ABV.

La verdad es que el trigo alemán es un estilo que a los bávaros se les da bárbaro, donde no hemos encontrado ninguna cerveza de corte clásico que no se pueda beber, y sin embargo es difícil de mejorar por las marcas “nuevas”. Así que ésta da la talla sobradamente.

“Mi opinión en un Tweet:” No hace falta perseguir ciervos blancos para encontrar un buen destino. Nota: Notable.

The Beer Times (223)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Estés donde estés, nosotros te hacemos llegar el dominical con muchos enlaces sobre cervezas.

Resumen: Eventos en Madrid

Desde que a los Jardineros el trabajo nos ha desplazado a otras partes de la geografía peninsular, no se nos ve tanto como hace unos años por Madrid. ¡De ser habituales de los saraos a ser unos ocasionales!

Por eso no podemos dejar pasar la oportunidad de recordaros que este fin de semana y el siguiente estaremos en la capital, dando guerra y bebiendo cerveza. Sobre todo bebiendo cerveza (aunque seguro que alguien nos da guerra a nosotros). ¡Y ese puede ser tú, si nos buscas!

Pero mira, te lo ponemos fácil: hoy estaremos todo el día en el BeerMad, en la Caja Mágica. Bueno, al ser una caja será un poco como el gato de Schrödinger … puede que estemos borrachos o puede que no. Tendrás que ir y determinar nuestro estado.

Y la semana que viene, el viernes 20, a las 19:00 tenemos una cita ineludible en La Tienda de la Cerveza, donde participaremos en una doble presentación: la de la sexta edición del Concurso Homebrewer, y la de la producción en Arriaca de la cerveza ganadora de la anterior edición, que sale ya a la venta (una cerveza tipo Quadrupel Belga llamada EnBabia Cuádruple salto mortal y medio). ¡Tú tampoco te lo puedes perder!

Abbaye des Rocs Brune

Desde la Abadía del Rock (no, no creemos que signifique eso, pero molaría tanto que ni nos hemos molestado en buscar cómo se traduce al castellano), en Bélgica, nos llega una cerveza de apariencia sencilla, pero muy interesante.

Una “Brune/Bruin” (os recordamos que ya nos preguntaron acerca de las diferencias entre Dubbel y Bruin) un poco subida de grados (hasta 9% ABV) que está elaborada sin uso de azúcar, siendo todo malta (algo poca habitual en los estilos fuertes belgas).

Así consigue un color marrón oscuro (aunque turbia y con una consistencia extraña, como de floculación flotante) y una buena cabeza de espuma. El aroma es intensamente maltoso, con mucho caramelo, y el sabor es dulce y un poco metálico; pero destaca su carácter frutal y complejo.

Aunque al principio da un poco de impresión “peleona”, la verdad es que luego resulta muy sabrosa y equilibrada. No es para pedirse dos seguidas por la carga de alcohol que tiene, pero sí para conservar una siempre a mano. ¡Que además no es cara!

“Mi opinión en un Tweet:” De corte clásico, como un buen Rock&Roll. Nota: Sobresaliente bajo.

Vasos para Cerveza: Flauta

La copa aflautada (llamada también “pokal” en los países de habla germánica) es la típica de las cañas en los bares, cuando te ponen un vaso con pie. Cuerpo estrecho, más o menos cilíndrico, y base no muy separada del cuerpo.

Puede tener una forma más o menos abierta en el medio, pero suelen tener la parte superior ligeramente más estrecha para concentrar aromas. Aun así, está más diseñado para favorecer la contemplación (del color y de la carbonatación) y la formación de espuma.

En el fondo, su diseño sencillo juega a favor de su versatilidad, por lo que puede utilizarse con muchos estilos de cerveza. Nosotros recomendamos usarla sobre todo para las cervezas de baja fermentación que requieran cierta sofisticación en su degustación.

Porque la verdad es que los vasos asociados con las cervezas “Lager” suelen ser bastante simplones y con poco carisma. Y este modelo les da una buena presentación. ¡Por eso es tan fácil encontrarlos en las promociones de marcas muy conocidas!

Macro Multinacionales Cerveceras (4): Molson Coors

Continuamos tras un tiempo el recorrido por las las grandes macro multinacionales cerveceras que aglutinan la mayoría de las marcas de cerveza a nivel mundial, en manos de unas pocas empresas que poseen decenas de referencias. Y le toca el turno a Molson Coors Brewing Company.

John Molson fundó la cervecería más antigua de Canadá en Montreal en 1786, mientras que Adolph Coors, en 1873, empezó a hacer cerveza en Colorado, EEUU. Y en el siglo XXI ambas fueron creciendo, hasta que en 2005 se fusionaron, formando la gran multinacional que nos ocupa.

Algunas de las marcas de cerveza que posee este grupo son Blue Moon Belgian White, Caffrey's, Cobra, Coors (obviamente), Miller (que desde que en 2016 SABMiller fue adquirida por Anheuser-Busch InBev es propiedad completa de esta marca), Molson (por supuesto), Olde English 800, Sharp’s y la checa Staropramen.

Es una de las grandes marcas que menos presencia e interés han tenido en las cerveceras españolas, al menos en el pasado. Pero hace poco entró con fuerza en el capital de la cervecera artesana La Sagra, de Toledo, por lo que ahora se encuentran mejor algunas de sus cervezas de gama “craft”, como la Blue Moon.

Aunque al lado de otras grandes multinacionales puede parecer modesta, tras los últimos movimientos está en el top 5 del ranking de grandes productoras de cerveza del mundo. Que no es poco. Aun así, este mundo es tan cambiante que si lees esta entrada dentro de un par de años, pueden haber cambiado de manos unas cuantas marcas más.

Firestone Walker Union Jack IPA

Desde Alemania nos llegó esta cerveza… Sí, sí. Habéis leído bien. Nos llegó desde Alemania (donde se encuentra refrigerada en muchos supermercados, así que nos llegó fresca y bien cuidada, ya que la importa una gran marca). Así que no interrumpáis más y dejadnos seguir… desde Alemania nos llegó esta cerveza Estadounidense (veis) que tanta fama tiene. Y nosotros la bebimos con ganas, claro.

Una cerveza con presencia bonita, color dorado brillante y mucha espuma fina, compacta y persistente (además de pegajosa). El aroma es intenso y lupulizado (destacan el lúpulo Cascade y el Centennial, pero también tiene Amarillo, Citra, Chinook y Simcoe… ahí es nada).

Sabe amarga, como no podía faltar (tiene 60 IBUs), pero es equilibrada. Eso sí, el amargor es persistente, así que no es para paladares delicados tampoco. Te tienen que gustar las West Coast IPA y sus sabores cítricos y a pino. Claro que también tiene algo de sabor afrutado para hacerlo más amable.

Aun así, esta IPA de 7,5% ABV es una señora cerveza que hará disfrutar a tu paladar tanto si eres amante del lúpulo como si no. Pero en el segundo caso te recomendamos hacer un poco de calentamiento antes, o tener un buen maridaje para acompañarla.

“Mi opinión en un Tweet:” La unión hace la fuerza… la fuerza de los lúpulos. Nota: Notable.

Ferias Cerveceras en Octubre 2017

Seguimos con estos meses en los que las ferias cerveceras salen como setas en otoño. Y nosotros, como siempre, pues no vamos ni a la mitad de los que nos gustaría (aunque hacemos verdaderos esfuerzos por duplicarnos y ser omnipresentes, pero la realidad tiene un límite).

Donde sí que podrás encontrarnos es en la segunda edición de BeerMad, el próximo puente (del 12 al 15 de octubre, en la Caja Mágica de Madrid). A ver qué tal la nueva ubicación. Esperamos que tenga la misma afluencia que la primera edición. ¡Nosotros beberemos como cosacos!

Y mandaremos a algún secuaz o Becario la semana siguiente a acudir en Barcelona el día 21 a la 14ª edición del Vine a Fer Cervesa. 14 años ya… ¡se dice pronto! Además, recuperan este año su concurso de Homebrewers “in situ”, del que os contamos más en el enlace –como que puedes ser jurado y aprender a catar-. ¡Por ello nos parece imprescindible!

Por cierto, hablando de concursos de cerveza casera: obviamente no os podéis perder el viernes 20, a las 19 horas, la presentación de la sexta edición del que organizamos junto con los chicos de La Tienda de la Cerveza. El evento será en su local (c/ Ruda, 12, Madrid) y estaremos allí, bebiendo la cerveza ganadora del año anterior (Cuádruple salto mortal y medio), que ya estará lista.

The Beer Times (222)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Los papeles y los números son menos importantes que la birra y los enlaces sobre cervezas.

Kees Wee Heavy Scotch Ale

De la mano de esta cervecera de los Países Bajos, expertos en cervezas oscuras y potentes (dignos sucesores de DeMolen en ambos aspectos), nos llega esta Wee Heavy Scotch Ale de la Brouwerij Kees.

Como hasta ahora, casi todo lo que hemos probado suyo nos ha gustado (aunque sólo hayamos llegado a comentar una IPA con lúpulo Mosaic), nos atrevemos a coger las que vemos en las estanterías.

Así, sabemos que esta cerveza es de color marrón rojizo, algo turbia, y con escasa espuma de color beis, además poco persistente. El aroma es dulcemente maltoso, a caramelo (fruto del uso de maltas Múnich, Caramelo y Black). Y el sabor es igualmente dulce, pero sin tener un carácter redondo en sus notas a toffee y rematada con cierta acidez de las maltas oscuras.

En definitiva, deja una sensación agridulce. No es mala, pero no está a la altura de otras cervezas de la casa. Claro que como no se ven tantas Wee Heavy en el mercado (y menos de 9,5% ABV), aun así podéis probarla si os gustan.

“Mi opinión en un Tweet:” No va a levantar ningún kilt de la emoción. Nota: Bien bajo.

Maltas: Ácida

Queridos jardineros, como os prometimos hoy regresamos con un grupo nuevo: las maltas de cebada con procesos especiales. En este grupo se aúnan maltas cuyos procesos de elaboración no coinciden con el resto de grupos de los que os hemos hablado, ni entre sí. Se podría decir que este grupo es el cajón de sastre de las maltas de cebada. Y para comenzar este grupo os hablaremos de la malta Ácida.

Esta malta se elabora promoviendo el crecimiento de bacterias lácticas durante el proceso de germinación del grano al comienzo del malteado. Estas bacterias se encargan de producir ácido láctico, el cual puede sernos muy útil a la hora de la elaboración.

Su gama de color es muy baja (2-4 SRM), pero el color no es lo que nos importa en este caso. Principalmente es empleada en porcentajes bajos para reducir los valores de pH de nuestro mosto durante el macerado, sin incumplir de este modo la famosa ley Reinheitsgebot. Un 1% de malta Ácida reduce el pH 0’1. Y debido a esa capacidad de ajuste del pH, nos ayuda a mejorar el rendimiento del macerado, intensificar la fermentación, aclarar el color de las Pilsen y mejorar la estabilidad del sabor.

Como ya sabéis, nos encanta experimentar y animaros a que vosotros también lo hagáis, por eso no nos limitaremos a usar la malta ácida como un método de ajuste del pH. Está malta, empleada en porcentajes un poco más altos (aunque normalmente sin superar el 10% en receta) puede aportar sabores agrios únicos a la cerveza, más allá de los típicos producidos por la microflora durante la fermentación y el envejecimiento. Por lo que es una malta curiosa que siempre nos vendrá bien demás de para controlar el pH en el macerado, para dar carácter a estilos de cerveza como Berliner Weisse o Gose.

Carta de Aromas: Galleta

Como ya sabréis, esta sección busca reforzar la biblioteca de aromas que debemos almacenar en nuestra mente (o en nuestra nariz, vamos) para poderlos reconocer cuando catemos una cerveza. Y, como la cerveza se hace a base de cereal en cierta manera “tostado”, es muy habitual tener que identificar aromas relacionados.

Muchas veces identificaremos cosas que se elaboran con cereales (o harinas) y que luego se tuestan. Como el olor a galletas. Este se debe a la formación de piridinas durante las reacciones de Maillard en el proceso de malteado de la cebada.

Por lo tanto lo encontraremos sobre todo en las cervezas que utilicen los tipos de maltas que más producen estos aromas (o sea, la malta melanoidin y, por supuesto, la malta tipo “biscuit”). En cervezas como las Brown o las Dunkel pueden ser muy habituales, como en las Pale Ale más complejas.

Y para aprender a reconocerlo es tan fácil como abrir la caja de galletas de la abuela. Salvo que esté llena de los ajuares de coser, el aroma a galleta de los diferentes tipos de galletas del supermercado nos ayudará a entenderlo cuando nos lo encontremos en una cerveza.

Brewdog Vagabond Pale Ale

De un tiempo a esta parte han debido “inventar” (o descubrir, o popularizar, o algo) un método para hacer cervezas sin gluten más económico y sencillo del que antes existía. Prometemos investigar sobre ello, aunque apostamos a que tiene algo que ver con la palabra enzima. La cosa es que hace un lustro, las cervezas sin gluten estaban reservadas para unas pocas de las grandes marcas, y ahora, hasta alguna microcervecería las hace.

Y nos parece bien, si pueden tener la tecnología, que elaboren cerveza apta para celiacos es un target muy interesante. Por ello, marcas como Brewdog se han apuntado y hecho una cerveza sencilla pero sabrosa, sin gluten. Esta que hoy comentamos.

Una Pale Ale de color dorado con brillos ámbar, limpia, y con espuma blanca pegajosa y esponjosa. Al ser una Pale Ale moderna huele mucho a lúpulo (lleva Amarillo y Centennial) con aromas a frutas cítricas y toques florales y a pino. En boca es amarga pero sin pasarse al desequilibrio (55 IBUs), ligera y compensada con su carácter afrutado.

¿Qué más se puede pedir a una cerveza que tiene sólo 4,5% ABV, un sabor interesante y que la puede beber desde mi abuelo –que no es celiaco- hasta mi tía –que sí-? Pues que no sea muy cara. Y esta es asequible de precio. Así que perfecto.

“Mi opinión en un Tweet:” Pero no necesitas ser celiaco para beber estas cervezas, ojo. Nota: Notable.

Hopus

Hace años, en la prehistoria cervecera del siglo XXI, las cervezas amargas no eran tan amargas. Apenas conocíamos en España lo que se cocía en Estados Unidos, y las cosas con más lúpulo y más amargas nos venían de Bélgica. ¿Os lo podéis creer? Suena al mundo al revés, ¿no?

Pues esta cerveza es un claro ejemplo de aquella época. Hopus, de la Brasserie Lefebvre, con un nombre que hace clara referencia al lúpulo, tiene una presencia atractiva, desde su botella a su vajilla. La cerveza es rubia, un poco turbia y con tonos cobrizos; poseyendo una cabeza de espuma blanca y abundante, con carbonatación fuerte y fina.

En el aroma predomina, obviamente, el lúpulo. Lúpulo clásico, herbal y floral, de corte europeo, con dry-hopping. Sabemos que lleva cinco lúpulos, pero no especifica cuáles. Esto se nota también en boca, donde es bastante amarga. Un poco como una Triple belga (o una Strong Golden Ale) muy subida de lúpulo. Pero detrás del lúpulo tiene una buena base de malta y cuerpo que dan notas afrutadas y sabrosas.

Parte de la “liturgia” de esta cerveza de 8,3% ABV es servir el culo de la botella (con el poso y la levadura que tiene) en un vaso de chupito, para decidir después si lo añades a la cerveza (redondea el amargor), lo bebes solo (es bueno para la digestión) o lo dejas. ¿Tú qué prefieres hacer?

“Mi opinión en un Tweet:” Esta es una buena obra, un poco clásica, pero como una catedral. Nota: Bien alto.

The Beer Times (221)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

La sed no podemos calmártela desde la pantalla, pero sí las ganas de leer interesantes enlaces sobre cervezas.