Premios de Verano 2017

¡Será posible que nadie nos avise! Un poco más y nos vamos de equinoccio hasta el cambio de hora… Se nos pasaba el cambio de estación y con ello una de las tradiciones más longevas de este Jardín. Otorgar galardones a las mejores cervezas comentadas durante dicha época. Y hoy toca entregar… ¡Los Premios de Verano 2017 de El Jardín del Lúpulo!

Cervezas más recomendables:

Botella de Bronce:
St. Austell Tribute Ale

Botella de Plata:
Ayinger Weizenbock

Botella de Oro:
La Vella Caravana Maltrago


Medalla a la Mejor Entrada de Entretenimiento:
Moda Cervecera: Adidas München Oktoberfest

Medalla a la Mejor Entrada Divulgativa:
¿Qué significa Doble Malta o Doble Lúpulo?

Como podéis ver hemos hecho un pequeño cambio, y ya no hay una medalla dedicada en exclusiva a los abridores. Aunque aún seguimos comentando al menos uno al mes de media, hay otras muchas secciones de las de “entretenimiento” que merecen una mención. Podréis ver más en la próxima entrega, dentro de tres meses.

The Beer Times (220)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Tu hogar está donde puedas beber una cerveza. O leer el dominical de los enlaces sobre cervezas.

Música de Anuncio: Dame de esa Boca

Continuamos con la sección de música de anuncios de cerveza de la televisión viajando al pasado. ¿Será posible que ni en verano –temporada cervecera por excelencia- hayan salido más de un par de anuncios con canciones rescatables? Pues así es.

La sequía no sólo afecta a nuestros pantanos, sino también a la creatividad de las agencias, que reciclan anuncios del año anterior, o los minimizan sin gracia. Por suerte en otros tiempos destacaba alguna cosa medianamente interesante, como este Dame de esa Boca de Cafe Quijano. ¿Recuerdas el anuncio?

Hacker Pschorr Muncher Kellerbier

No toda la cerveza que se fabrica en Múnich es para la Oktobefest, pero como esta fiesta tan reconocida internacionalmente continúa ahora mismo, queremos hablar de otras cervezas que puedes encontrar por la ciudad. Y esta cervecera, que en 2017 cumple nada más y nada menos que 600 años (desde 1417), es uno de los clásicos.

Esta cerveza, una Naturtrübes Kellerbier, es una cerveza fresca, de bodega, sin filtrar. Por eso presenta este color naranja clarito, ligeramente turbio. Además, tiene una bonita cabeza de espuma blanca y abundante, que redondea la presencia de esta cerveza alemana.

Huele principalmente a malta y a grano, pero también tiene un toque hogareño (de la acepción de hogar como lumbre, chimenea). Un poco de lúpulo herbal de Hallertau hace su aparición, pero sin incomodar. Lo mismo para el sabor, es dulce y equilibrado, de trago fácil y afrutado, por lo que entra bien gracias a su más baja carbonatación.

Porque en Múnich hay muchas cervezas más interesantes que beber que las de la Oktoberfest, y si algún día tienes la suerte de ir (o nos estás leyendo desde allí) te recomendamos que busques cositas como esta Kellerbier de 5,5% ABV, que te sentará de lujo.

“Mi opinión en un Tweet:” Si hay de esto en el Keller, a mí no me veis el pelo por arriba. Nota: Notable alto.

Maltas: Negra

Aunque incluiremos un anexo a este grupo de maltas de cebada tostadas, hoy os hablaremos de la última malta, propiamente dicha, de este grupo. La malta favorita de Darth Vader, la malta Negra. Esta malta se produce a altas temperaturas, lo que le da un rango de color de 435-550 SRM. Este proceso de tostado también otorga sabores amargos, secos y quemados.

Es importante tener en cuenta el difícil trabajo que lleva a cabo el maltero para que nosotros podamos disfrutar de esta malta. Al aumentar la temperatura el color lo hace también, pero los sabores y olores disminuyen. En estas maltas llega un punto en el que los compuestos de sabor y olor son prácticamente carbón. Aquí nos topamos con la habilidad del malteador para hallar el punto en el que la malta tenga el mayor color posible sin llegar a carbonizarse, permitiendo así que esta conserve aromas y sabores.

Aromas y sabores que el cervecero que la utilice deberá saber emplear. Esta malta no se usa en más de un 15% en receta debido a que a estos niveles de tostado, aporta sabores muy astringentes y no queremos quedarnos con la boca seca.

Una malta que define bastante bien el estilo Stout y que aportará mucha profundidad al color de nuestra cerveza, siempre en cantidades moderadas. Y como siempre os recomendamos, queridos jardineros, experimentar, en este caso con el lado oscuro de la malta.

Moda Cervecera: The Lord of the Beers

Amigos, tenemos una misión. Debemos salvar la Tierra Media del mal que la invade y la corrompe. Todas las razas (hobbits, elfos, enanos y humanos) tenemos que aliarnos y elegir una Comunidad que nos ayude a destruir “la cerveza única”.

Sí, suena fantasioso, pero es verdad que existe “la cerveza única”. Tiene muchas caras, muchas marcas y muchos nombres… pero si te paras a pensarlo, el 90% de las cervezas que se ven en el mundo, ya sabes, las rubias de cada país o cada zona, esa que es como una “lager pilsner” o lo que diga… parecen todas la misma.

Por eso, para iniciar un viaje que nunca sabes dónde va a terminar (pero que puede ser en la posada del Póney Pisador, de Bree, bebiendo una cerveza de la añada de 1420) aunque seguro que por el camino no faltará cerveza, lo ideal es llevar esta camiseta.

Así, cualquier otro defensor de la libertad (en qué beber) y friki del Señor de los Anillos y de la cerveza, tendrá claro que ambos habláis el mismo lenguaje y que podéis compartir cervezas y anécdotas en el largo camino hasta Mordor (o hasta acabar hablando ambos la lengua negra).

Carta de Aromas: Pimienta

Los aromas especiados provenientes de los lúpulos son bastante habituales (y se encuentran en lúpulos que vienen de todas las partes del mundo). Algunos vienen de un terpeno bastante presente en los aceites esenciales que tiene esta planta.

El cariofileno, presente también en la marihuana, el clavo de olor, la pimienta y el romero, da esa nota especiada y picante a los aromas que el lúpulo aporta a la cerveza tras su incorporación. Se encuentra por tanto sobre todo en cervezas que usen mucha cantidad de los lúpulos más especiados.

Para aprender a identificarlo, lo ideal es ir a la cocina, al cajón o mueble donde tú (o tus padres) guarden las especias, y olfatear con avidez los productos antes mencionados: pimienta, romero, clavo… Si tu madre esconde la marihuana allí pensando que así nadie la encontrará, puedes olerla también.

Como curiosidad, cuando entra en contacto este cariofileno con el aire, se oxida y da lugar a la sustancia que los perros detectores de drogas están entrenados para rastrear en busca de marihuana. Por lo que posiblemente ellos fuesen mejores catadores en este caso que tú.

Robinsons Old Tom With Chocolate

De una clásica marca inglesa (a la que posiblemente conozcáis sobre todo por hacer la cerveza para el grupo de música Iron Maiden) nos llega esta extraña Ale. Decimos extraña, porque en algún momento se les pasó por la cabeza coger su prestigiosa y reconocida cerveza Old Tom (de la que ya hablaremos en otra ocasión) y echarle cacao.

El resultado es una cerveza de color marrón rojizo, caoba oscuro, o ámbar muy profundo (elige la opción que más te guste), con no demasiada presencia de espuma (ni muy duradera). El chocolate y la melaza predominan en el aroma, pero como si fuese un poco de sirope con cacao soluble, nada muy atractivo.

Y sabe un poco igual: a ale inglesa floja… a la que han echado chocolate en polvo. Dulce y un poco amarga a la vez. Vale, tiene caramelo, cierta maltosidad tostada y todo eso que tenía la Old Tom Original, pero en esta está como aguada y mal mezclada.

Porque además tiene menos alcohol (en este caso 6% ABV), dando un resultado solo apto (si eso) para amantes muy amantes de las cosas con chocolate. Pero incluso si lo maridas con un postre como un Coulant, este se va a comer a la cerveza, y no tú. ¿Y no queremos eso, no?

“Mi opinión en un Tweet:” La han “cacao” echándole chocolate a su icono. Nota: Insuficiente.

The Beer Times (219)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Un domingo más, estés donde estés, puedes encontrar aquí muchos enlaces sobre cervezas.

Sábado Cervecero Animado (33)

Hoy nos animamos a invitar al Jardín a uno de nuestros personajes más queridos: el clásico icono de la cerveza de Los Simpson, Duffman. Un personaje que como él mismo bien indica, no puede morir (solo los actores que lo interpretan).

Pero sin embargo, hoy podremos ver que es un ser humano como nosotros (y tiene sentimientos). De manera, que Duffman nace, crece, se reproduce y muere. ¡Pero volverá! Los héroes siempre regresan cuando se les necesita… para apagar la sed.

Löwenbräu Oktoberfestbier

Nos metemos en mediados de septiembre y se acercan unas fechas marcadas en el calendario de todos los cerveceros del mundo: la Oktoberfest, fiesta cervecera por antonomasia que se celebra en Múnich. Y esta cerveza estacional pertenece a la fábrica más grande de la ciudad.

Siendo una Oktoberfestbier actual, no nos queda duda de que será algo más fuerte que las lager “normales” (esta tiene 6,1% ABV) y rubia clarita. Lo es, muy brillante y transparente. Aunque la espuma blanca deja un poco que desear, tanto en abundancia como en persistencia.

El aroma es leve, principalmente a grano y cereal, pero también algo especiado. El sabor es dulce y maltoso, persistente, y acompañado de las mismas notas de grano y pimienta. El alcohol no se nota en sí, pero da una sensación general de “peleona”.

Aun así se bebe bien el medio litro. Tal vez si hubiese que enfrentarse a un Mass (la jarra de litro típica de la Oktoberfest) fuese una cerveza que se hiciese pesada, pero acompañarla de codillo, salchichas o pollo asado, ayudaría sin duda.

“Mi opinión en un Tweet:” Para beber en jarra mientras se cantan canciones tradicionales. Nota: Suficiente.

Vasos para Cerveza: Snifter

El vaso del que os vamos a hablar hoy, el Snifter, es uno que el mundo de la cerveza ha “robado” al mundo de los licores. Tradicionalmente usado para beber cosas añejadas… en España lo conocemos como “copa de coñac”, aunque ya casi nadie beba eso, jejeje.

Su forma es casi esférica, con un pequeño pie, y cerrándose bastante en torno a la abertura superior. Esto permite aumentar la superficie de evaporación de la cerveza y concentrar el aroma en su amplio interior (de ahí su nombre inglés). Además, si necesita entrar en temperatura, se puede sostener con las manos para caldearla.

El tamaño puede variar, los hay grandes y los hay pequeños. Estos últimos son especialmente útiles cuando hay que compartir una cerveza. Y es que precisamente esta copa es ideal para estilos que sean especialmente alcohólicos y potentes.

Por ello, se suele utilizar principalmente para Imperial Stout, aunque también vendría bien para casi cualquier cosa que se apellide “Imperial” o para otras cervezas fuertes como las Barley Wine. Puedes agitarlo frente a la chimenea mientras piensas qué nombre de súper-héroe te ayudará a vengar la muerte de tus padres… pero recuerda que si lo agitas mucho matarás el carbónico y degradarás más deprisa la cerveza.

Maltas: Chocolate

Hoy nos vamos a poner golosos para continuar con el grupo de maltas de cebada tostadas y os vamos a hablar de la malta Chocolate. Esta malta se encuentra en un rango de color de entre 350-500 SRM. Se prepara de manera similar a la malta Negra, de la cual os hablaremos más adelante. Una malta pálida secada, se tuesta a 220-230 ºC, durante 2-2:30 horas. El tostado da lugar a las reacciones de Maillard que producen las características notas a café y chocolate de esta malta.

Es una malta que se emplea mucho en la elaboración artesanal y que ofrece miles de posibilidades. Aunque no se suele emplear en más de un 20% en receta, el porcentaje varía según los estilos. Por ejemplo, una Baltic Porter soportaría un buen aporte de malta Chocolate: las notas vinosas de esta cerveza se verían envueltas por las notas a chocolate ofreciéndonos suculentas expectativas.

En menor cantidad sería ideal en una cerveza American Stout, como contrapunto al pronunciado sabor a café de la cebada tostada, de la que también os hablaremos más adelante. O en menor cantidad aún en una Brown Ale inglesa, añadiendo profundidad a las notas a caramelo y la sequedad del cacao en el final.

Como podéis ver las posibilidades son infinitas y supongo que como a nosotros se os estará haciendo la boca agua. Ya estamos encargando un paquetito de malta Chocolate y poniendo el agua a calentar. ¿Qué os apetece? ¿Café con leche, batido de chocolate, frutas cubiertas de chocolate…? ¡A experimentar, jardineros!

Maridaje con Cerveza: Conceptos Básicos (4)

Acabando los consejos más básicos sobre los conceptos de maridar cerveza (con el cuarto artículo sobre el tema) queremos centrarnos en un maridaje muy importante (y quizá el más tradicional). El maridaje por proximidad. Este viene a decir que las cosas de la tierra casan con cosas de la tierra.

Es un poco más genérico, pero aplicándolo con intuición funciona muy bien. Se basa sobre todo en la tradición, ya que si durante decenas (o centenas) de años los platos de una zona se han acompañado de las bebidas de dicha zona… por algo será. Así, la comida tradicional alemana combina bien con sus cervezas (como un codillo asado con una Helles), y lo mismo pasa en otros países como Bélgica.

En España no tenemos esa tradición cervecera, es más habitual y tradicional el vino. Pero si las cervezas usan ingredientes de la zona (cereal, especias, frutas o similar), será fácil encontrar un plato local que quede armonioso con dichos sabores. Para ayudarnos podemos pensar con qué matices de los que aporta puede armonizar o contrastar.

Además, no olvidemos que la ciencia del maridaje no es exacta, y su origen está en el ensayo-error. Por lo que os animamos a probar las combinaciones que os apetezcan hasta encontrar la que consideréis más acertada. Porque también es importante el gusto personal: si un plato o cerveza te disgusta… va a ser más difícil encontrar algo con lo que te agrade. Por eso nuestro consejo es que empieces combinando varias de tus cosas favoritas, tanto en el comer como en el beber… y a partir de ahí explores las infinitas posibilidades.

Flying Monkeys Netherworld

Desde Canadá nos llega esta cerveza inspirada en (y llena de) los lúpulos de la costa oeste americana. Es una “Cascadian Dark Ale”, lo que vendría a ser como se llamaron las Black IPA antes de que se pusiese más de moda ese término. Pero vamos, que podemos esperar algo oscuro y lupulado.

Y oscuro es. No negro negro, más bien marrón rojizo oscuro, pero bueno. La espuma es beis clara, abundante y pegajosa, rocosa y densa. Y en el aroma sin duda alguna se nota la presencia de los lúpulos (Columbus y Cascade) cítricos y resinosos. Pero no es 100% IPA americana, hay mucha presencia de malta y de caramelo.

En boca destaca lo primero lo ligera que es, con un cuerpo fácil y tres fases bastante diferenciadas en sabor: entra maltosa (caramelo dulce y tostado), continúa amarga (lúpulo) y finaliza cafetosa, muy intenso en el retrogusto, y seca. Resulta realmente curiosa.

La complejidad de esta cerveza de 6% ABV ayuda a poderla maridar con otros platos complejos, como costillas con salsa barbacoa o bocadillo de Pulled Pork, donde también vas a encontrar muchos sabores con los que acompañar o contrastar.

“Mi opinión en un Tweet:” No cuesta nada cascarse esta Cascadian. Nota: Notable.

The Beer Times (218)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Si los eventos cerveceros te dan un respiro, relájate leyendo estos enlaces sobre cervezas.

Abridor "Mano del Rey"

Cualquier excusa es buena para estrujar las ubres de un fenómeno social de entretenimiento. En este caso le ha tocado a Juego de Tronos, obra de la que no hace falta hablar ya que redes sociales y sus seguidores se encargan de ello constantemente.

Aunque tampoco nos podemos nosotros desvincular de la realidad, y por eso hoy traemos este abridor que hará las delicias de cualquier fan de los pretendientes al Trono de Hierro: el abridor con forma de la Insignia de la "Mano del Rey".

Parece que muchos se han querido subir al carro, y es por ello que encontramos este abridor en multitud de formas, colores y materiales. Desde la imitación china carente de detalles hasta las reproducciones fidedignas y trabajadas. Encontramos abridores con mano y sin mano, dorados y plateados. Grandes y pequeños. Con imán y sin imán... ¡Variedad!

Usadlo para abrir una (buena) cerveza durante una cita con cualquier fan de la obra de George R.R. Martin y ganaréis de bien seguro unos puntos. ¡Pero no le hagáis spoiler o pronto descubriréis que cualquier puede perder en ese juego! Valar Morghulis.

Vs. Cata comparativa de cervezas sabor limón

El verano nos sienta regular. Beber cerveza con el calor, mucha sed, y unas gargantas cuyo caudal se mide en “mississippis” hace que traseguemos con ganas (sobre todo en las sesiones especiales de cata que nos pillan de vacaciones) todo lo que se nos presenta. Y si tiene un toque cítrico y poco alcohol, pues mejor, porque resulta más refrescante.

Por ello las cervezas con sabor a limón (ya se llamen cervezas con limón, Shandy, Radler, champú, pika, clara, o como sea en cada pueblo) nos gustan mucho. Las hay de todo tipo, además (con refresco, con zumo de limón, con “aromas”,…) y por tanto, para todos los gustos. Una de nuestras favoritas es la Radler de Sevebrau. Pero se encuentra sólo en barril, así que han sido contadas las ocasiones en las que hemos podido beber esa bomba cítrica.

Por ello, enganchados a buscar ese sabor, hemos recorrido lo que más a mano nos pillaba este mes de agosto (maldita sea, porqué siempre hay más supermercados abiertos que otra cosa cerca de casa) a ver qué encontrábamos. Para los que ponen en duda nuestro “prestigio cervecero”: es sólo por hacer una frikicata de cervezas con limón, ya sabes, para echar unas risas y eso… vamos… porque el público lo demanda… Tenemos bien claro que a nadie le puede gustar el limón, sólo el lúpulo (guiño, guiño).

Y así, armados con la Shandy Cruzcampo, la Mahou Limón (que ya comentamos hace tiempo), la Amstel Radler y la Adlerbrau Clara sabor limón (todo ello en latas para igualar las condiciones de partida), decidimos probar a ver que cerveza con limón era la mejor para matar la sed (o el tiempo, en lo que hacíamos esta entrada).

Maltas: Brown

Queridos jardineros amantes de los derivados del cereal: continuando con el grupo de las maltas de cebada tostadas, hoy os hablaremos de una malta con mucha historia, la malta Brown. Actualmente, la malta Brown es similar a la malta Ámbar, la diferencia está en que la malta Brown se tuesta durante más tiempo, lo que le permite desarrollar más color y sabor. En cuanto al color, se encuentra en un rango de 40-150 SRM.

Respecto a las notas que aporta a la cerveza, encontramos aromas a panadería, toffee y nuez. Es una malta que añade profundidad y complejidad a las cervezas oscuras, pero que usada en exceso da un final seco y duro a la cerveza, resecando la boca del que se la bebe.

Os anticipábamos que esta malta tiene historia, y es que antes de que se desarrollaran los tostadores de tambor en el siglo XIX, ya existía una primitiva malta Brown, que se conocía como malta Blown o malta Snap. Esta malta se elaboraba con un calor intenso que se conseguía mediante la adición de paquetes de madera al fuego. La malta que obtenían tenía notas de caramelo y con ella se elaboraban la mayoría de cervezas inglesas.

Una malta muy usada en prácticamente todas las cervezas oscuras y que, en su justa medida, nos puede aportar complejidad a nuestra elaboración. Como siempre os decimos, experimentad, pero tener cuidado con las cantidades a ver si luego os van a hacer falta 5 litros de agua para pasarla.

Moda Cervecera: Adidas München Oktoberfest

Aunque la sección de Moda Cervecera nos vino a la cabeza pensando en camisetas chulas (ya que es lo que más se ve en ambientes cerveceros, el traje no está tan de moda), pronto nos quedó claro que no sólo se iba a limitar a ese tipo de prendas: porque se es cervecero de la cabeza a los pies.

Y precisamente para los pies, la marca Adidas (cuya sede fundacional es en Baviera, en el pueblo de Herzogenaurach, donde visitamos hace un tiempo una fábrica destinada a la mejora y producción de variedades de grano para cerveza) ha creado estas zapatillas “Made in Germany”.

Unas deportivas con diseño inspirado en el traje típico bávaro (Lederhosen) hechas con piel granulada y detalles bordados. Pero lo más importante es que incluyen un acabado impermeable para proteger tus pies de la lluvia… ¡y de la cerveza derramada!

La única pega es que en su web valen la friolera de 200 euros… y eso da para muchas cervezas (o, al menos, un par de playeras con goretex). Pero hay que reconocer que estas zapatillas deportivas darán un look muy “casual” a tu paso por la Oktoberfest.

Artevelde Grand Cru

Desde la cervecera belga que elabora la Delirium Tremens nos llega esta cerveza menos llamativa y menos conocida (que adquirió en 1987). Pero, como dice una amiga belga, en las cervezas de su país puedes tener una certeza: cuanto más fea la etiqueta, más rico el contenido. ¿Qué nos espera con esta?

Pues para empezar nos espera un líquido de color rojizo oscuro (y cierta turbidez debida a su ¿“triple fermentación”? ¿de dónde sacan tantas?), que va coronada por una cabeza de espuma de color beis claro, y con una persistencia media-baja.

El aroma es a maltas tostadas y a frutas, intenso y complejo. También huele algo a caramelo y a frutos secos. El sabor es dulce y afrutado. Con ese toque metálico tan característico de las cervezas belgas, pero que no molesta, y de nuevo caramelos y malta. Al final destaca un amargor que equilibra el conjunto.

Está claro que tras esa etiqueta fea en la que indica que tiene 7,3% ABV hay una cerveza rica y compleja, que oculta tras muchos matices ese alcohol y que demuestra, una vez más, que no se debe juzgar nada por sus apariencias. ¡Aplicadlo y disfrutad, Jardineros!

“Mi opinión en un Tweet:” Es como el cuento del patito Feo. ¿Pero qué leches es “grand cru”?. Nota: Notable bajo.

The Beer Times (217)

Dominical de noticias sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

La vuelta al cole viene con la vuelta del dominical clásico de esta web, lleno de enlaces sobre cervezas.

Música de Anuncio: Bohemian Rhapsody

¿Será posible? Últimamente apenas vemos la tele… Siempre nos quejamos de que ya no ponen música decente en los anuncios de cerveza en la televisión… ¡Y nos tiene que chivar un lector que ha salido uno con una canción impresionante!

Pues parece que una marca de cerveza ha incluido este temazo (TEMAZO con mayúsculas) en su anuncio. Una canción que no podrás de cantar, hacer los coros, los falsetos y todo… estés donde estés. Nada menos que Queen y su Bohemian Rhapsody


La Estrella de Galicia

Con motivo de su 110 aniversario, Estrella Galicia ha creado una edición especial conmemorativa. Se trata de una cerveza con la que se pretende recuperar la receta original estilo German Pils de los comienzos de la historia de la empresa, además de su aspecto.

Y después soltar el rollo propio de la marca, nuestra opinión: servida fresca en vaso para apreciar todo su potencial, que se intuye poco. Tiene un color amarillo brillante, sin turbidez y con una capa no muy abundante de espuma que casi no aguanta ni mientras escribimos esto.

Quizás tengamos un resfriado porque no huele a casi nada, así que vamos a probarla intentando olvidar todo lo experimentado hasta ahora. Tiene un sabor muy suave y equilibrado, sin amargor apenas (con lúpulo Sladek), digna de cualquier caña ligera en cualquier bar. Fácil y para todos los públicos.

Como buena receta tradicional, los ingredientes son agua, malta de cebada y lúpulo; pero puedes darles tu opinión si escaneas el código bidi de la botella, lo que no es tan tradicional. Por cierto, tiene 4,7% ABV y queda bien con una pizza. Pero aunque parezca vieja… es porque es un poco más de lo mismo.

“Mi opinión en un Tweet:” Seguro que te la cuelan como un regalazo; no lo pienses mucho y acábala mientras picoteas algo. Nota: Insuficiente.

Ferias Cerveceras en Septiembre 2017

Este mes viene cargado de ferias cerveceras por toda la Península Ibérica. Lo cual hace físicamente imposible acudir a todas ellas (salvo que se cuente con súper-poderes, como la velocidad de Flash y el dinero de Batman, claro –por no hablar del hígado de Iron Man).

Por ejemplo, este finde queremos ir a Villagonzalo Pedernales (Burgos) para asistir a la III Feria de la Cerveza Artesana de Burgos, con la posibilidad de ir después al Burgos Beer Fest, en la ciudad al lado, para seguir bebiendo cervezas. Pero eso implica perderse el Mash (en Barcelona, así que mandamos a los Becarios que son más modernos) y el ASBF (Asturies Summer Beer Festival, en Gijón).

El siguiente fin de semana anda parecido. Se celebra CervezArte Alcalá, en Alcalá de Henares (Madrid), pero si vamos nos perderemos el II Basque Beer Fest Donostia 2017 y la I Feria de Cerveza Artesana de Barañáin. Como podéis ver, todo es por el norte, pero los del sur del muro que no se me preocupen, hay una poco después en Santomera, Murcia.

Y los últimos fines de semana del mes, de nuevo en los alrededores de Madrid, con el ya clásico Oktoberfest Artesanal (por su 6ª edición) de Colmenar Viejo, y la I Feria de Cerveza Artesana de El Escorial. Podéis ver la información más completa en nuestro calendario de eventos cerveceros, como siempre, y donde encontraréis también los posteriores, como la segunda edición del BeerMad en octubre.

Pregúntale al Lúpulo: ¿Qué diferencia hay entre Bruin y Dubbel?

Como siempre que sacamos esta sección, se debe a que un lector nos envía una pregunta que consideramos interesante responder en abierto. Porque seguro que muchos de vosotros también os habéis preguntado esto que se pregunta Álvaro Moreno: “Hola Amigos Jardineros, me llama la atención que Bruin no está incluido ni en la guía BJCP ni en la de la Brewers Association. ¿Qué me dicen al respecto, cuál sería la diferencia entre Bruin y Dubbel? Gracias por su respuesta. Saludos.”

Es una pregunta complicada, porque realmente tiene razón y las guías de estilo norteamericanas han obviado esta denominación tan típicamente belga para indicar a sus cervezas de color oscuro. Muchas de las etiquetas marcan bien claro el “Bruin / Brune” en ambos idiomas, pero tampoco hemos sido capaces de encontrar una buena definición del estilo en libros como el de las mil cervezas belgas o el de Michael Jackson. Por lo que vamos a arriesgar una explicación 100% personal y basada en nuestra experiencia.

El estilo Brune se definiría principalmente por oposición a Blonde. Y ese sí que lo recogen las guías de estilo como la de la BA. Una cerveza sencilla y fácil, con perfil maltoso y muchos ésteres frutales y algún fenol especiado, pero que en este caso en lugar de ser rubia sea “morena” (añadiendo por tanto sabores más tostados, claro). En comparación con Dubbel, sería el estilo inmediatamente inferior (aunque como en muchos de estos casos, las líneas que lo separan son muy borrosas y no sería fácil establecer límites), quizá más cercano a las que llevan las denominaciones Single o Pater, pero solapado en muchas ocasiones.

Lo que es cierto es que “Bruin / Brune” es una definición menos precisa que Dubbel y que hace referencia exclusivamente al color de la cerveza (aunque esto no es un juicio de valor, hay decenas de estilos que se identifican así) y por tanto creemos que está orientada a un público más generalista y menos experto. Del tipo que pide “una tostada” (que es como se traduciría). Por ello, su perfil suele ser más sencillo y menos complejo que el de las Dubbel.

No sabemos si esta explicación será satisfactoria para todos, porque luego cada marca usa unas u otras estrategias de marketing según su parecer, pero a nosotros nos ayuda a clasificar un estilo que nos ha acompañado desde que empezamos a beber cerveza en nuestra juventud.

Carta de Aromas: Pino y Resina

Dentro de los aspectos más modernos de la cerveza en el último medio siglo es la proliferación de aromas hasta entonces poco frecuentes debidos a los lúpulos. Ya hemos mencionado en otras ocasiones los frutales y tropicales, y ahora vamos a centrarnos en los que huelen a pino y resina.

Esto se debe a que el lúpulo tiene (igual que la marihuana) terpenos que le dan su aroma y sabor. Y el responsable de que haya cervezas que huelen como un pinar es el Pineno , un Monoterpenoide bicíclico, que además de en el lúpulo se puede encontrar en la resina, tallos y hojas de varias plantas, incluyendo las coníferas, claro (y también la marihuana)

Se encuentra sobre todo en cervezas del tipo American IPA, con mayor presencia en las llamadas West Coast IPA, y más si utilizan algunos de los lúpulos que más carga tienen de este terpeno en sus aceites, como pueden ser el Chinoook o el Simcoe.

Para reconocerlo fuera de la cerveza, en la vida real, lo ideal es pasear por un pinar o un bosque de coníferas, en un día ligeramente fresco y con brisa. Inspirando fuerte podremos “empaparnos” de este olor (y disfrutar de su efecto broncodilatador). Aconsejamos también coger hojas, corteza y piñas, para olerlas de cerca.

Alesmith Speedway Stout

Una de las primeras mega-Imperial Stout que recordamos llegadas de los USA. Debió llegar rápido, y en autopista, cruzando la meta en posición de pole. Luego hemos visto muchas más, pero cosas así de potentes (con 12% ABV) y con adjuntos (granos de café de una tostadora artesana local) por entonces se habían visto pocas. Así que esta se ganó un puesto en el podio del imaginario cervecero fácilmente.

Y es que es una cerveza con carácter: negra, muy opaca, con espuma marrón claro espesa y compacta (aunque no muy duradera). El aroma es suave y equilibrado, muy maltoso, pero con muchos matices entre los que destaca obviamente el café.

El sabor es amargo (tiene 70 IBUs). Resulta densa y con mucho cuerpo, con una ligera carbonatación. Resulta picante, con mucho chocolate y café, algo de regaliz un poco de tabaco o madera y cierto dulzor alcohólico final. Aunque tampoco destaca mucho pese a su alta graduación.

Vamos, que es una cerveza impresionante y que está muy rica. Pero no es única en su género y hay otras muchas –incluso en España- que dan la talla y contra las que pierde en comparación calidad/precio, debido sobre todo a esto último. Y es que se vende con una media de precio que supera los 12 euros la lata de menos de medio litro, lo que hace bajar su calificación según nuestra tabla a… ¡Mierda, el precio se sale de los que contemplábamos!

“Mi opinión en un Tweet:” Para lo que cuesta, es difícil que sea de 10. Nota: Notable alto.

The Beer Sun (57)

Dominical de verano con noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

La temporada del dominical estival se acaba con la llegada de las lluvias, pero aún tenemos muchos enlaces sobre cerveza.

Sábado Cervecero Animado (32)

Hoy vamos a juntar (de nuevo, porque cada vez que encontramos una excusa lo hacemos) dos de nuestras mayores pasiones: la cerveza, obviamente, y los cómics. Y a la sección más animada de los sábados os vamos a traer a Thor, a Hellboy, al Profesor Xavier y a Silent Bob.

Porque a los superhéroes también les gusta la cerveza. Por eso sabemos que son de los buenos, claro. Y para muestra, hoy os traemos un botón (bueno, cuatro). ¡Brindemos al grito de “En el día más brillante, en la noche más oscura…”!

Brewdog Punk IPA

Esta cerveza marcó un momento en la escena craft del Reino Unido. Una pequeña cervecera con un marketing agresivo e iconoclasta lanzaba una IPA intensa y sabrosa, moderna, pero a la vez ideal para iniciarse. De eso ya hace casi una década, claro.

Ahora estamos acostumbrados a una escalada de amargor tal que los 35 IBUs de esta cerveza se quedan cortos… pero son ideales para los que empiezan. Por ello, esta rubia dorada, un poco turbia y de espuma blanca, es muy adecuada para comenzar el mundo de las IPA modernas, tras beber las clásicas inglesas, eso sí.

Su aroma a fruta tropical, cítrico e incluso algo pináceo, y su sabor amargo (pero sin pasarse) y equilibrado con un dulce maltoso y almibarado, demuestran que es una cerveza interesante y sin embargo, para todos los públicos. Y dan a la vieja escuela de India Pale Ale algo que pensar sobre el uso de los lúpulos (en este caso son Chinook, Ahtanum, Amarillo, Cascade, Simcoe y Nelson Sauvin).

Vale que el hábito no hace al monje y que un collar no te hace punk (por mucho que en nuestra cata extrema de la Punk IPA quisiésemos beberla en un bar de música punk), pero sí que es verdad que esta cerveza de 5,6% ABV desata algo que las Ales clásicas no logran: ¡Nuestras ganas de pogo!

“Mi opinión en un Tweet:” Los punks de la vieja escuela son más chungos, pero ni huelen tan rico ni le caerían bien a tu madre. Nota: Notable.

Primer Libro sobre Cerveza

Rebuscando un poco en la historia de la cerveza nos encontramos con el que se considera el primer libro impreso que trata sobre cerveza. Datado en 1573, su autor fue Heinrich Knaust, un pedagogo alemán, dramaturgo, poeta y teólogo católico.

Con esos antecedentes, no es de extrañar que el título del tomo sea "Cinco libros del don divino y sublime del arte filosófico, preciado y maravilloso de hacer cerveza" (en alemán, “Fünff Bücher Von der Göttlichen und Edlen Gabe der Philosophischen, hochthewren und wunderbaren Kunst, Bier zu brawen”).

Este tratado habla de cómo se elabora la cerveza, y además describe y da los nombres de las cervezas más prestigiosas en toda Alemania, y sus cualidades, naturaleza y estilos, tanto de trigo como de cebada, blancas o rojas, con especias o sin ellas.

Vamos, que el señor Heinrich Knaust fue todo un Beer-hunter, y si hubiese existido internet en el siglo XVI, sería un bloguero muy prestigioso para la época. Lamentablemente, ahora su libro es poco conocido (y es necesario un buen nivel de alemán clásico para entenderlo), pero queremos romper una lanza a su favor y compartirlo con vosotros. ¡Prost!

Lúpulo: Ekuanot

Todos los hop-head habréis dicho… ¿WTF? ¿Qué lúpulo es ese que se acaban de inventar? Bueno, pues no nos hemos inventado nada. Ekuanot es el nombre que ahora recibe el lúpulo antes conocido como Equinox (o incluso, antes, HBC 366). Así que seguro que muchos ya lo conocíais.

Un lúpulo moderno, con gran cantidad de alfa ácidos (entre un 13% y un 15,5%) pero sobre todo muchos aceites esenciales. Eso le da a la cerveza aromas a frutas, cítricos y pimienta. Vamos, que es un lúpulo bien potente y bien complejo.

Y por dicha complejidad, se suele utilizar más como lúpulo de aroma y sabor que de amargor. Sobre todo en cervezas de estilo APA o IPA. Dando un carácter muy “americano”, ya que es allí, en donde se creó y puso a la venta en 2014.

Pero si queréis probarlo y saborearlo, buscad cervezas de tipo “monovarietal” (que utilizan un solo lúpulo para todas las fases de la producción), donde va a destacar más su complejidad. Y podéis contarnos en los comentarios qué os ha parecido, claro.

Vasos para Cerveza: Jarra

El recipiente del que hoy os vamos a hablar es uno de los más típicos y tradicionales para la cerveza: La jarra con asa. Un clásico. Unida en nuestra imaginación inexorablemente con la cerveza. Apenas se nos ocurren otras bebidas que se tomen en este tipo de vaso.

Su tamaño puede variar (aunque lo habitual es que sea de entre 50 centilitros y un litro), igual que la decoración de sus paredes o su material (las de cristal, o las de cerámica opaca) o la presencia de una tapa metálica. Pero lo que no puede faltar es el asa: si no tiene asa, no es jarra.

Las ventajas de este tipo de vajilla son, sobre todo, su gran capacidad (de ahí el asa para aguantar el peso) y su versatilidad. Ah, y que su grosor habitual permite usarlas para brindar con ganas o golpear la mesa al ritmo de la música. Las desventajas: su poco refinamiento y su peso.

Tradicionalmente asociadas con los estilos germanos (Helles, Lager, etc.), se recomienda sobre todo para los que no tengan demasiada graduación, ya que en estos casos, el tamaño SÍ que importa. No es una vajilla imprescindible en casa (donde no se acostumbra a beber más de medio litro por persona), pero sí en bares.

Timmermans Lambicus Blanche

Una cerveza realmente peculiar la que vamos a comentar hoy. Un cruce entre las cervezas clásicas de trigo belga (Blanche o Witbier) y las de fermentación espontánea de la zona cercana a Bruselas (Lambic).

El resultado es una cerveza de color arena, claro y limpio, con una bonita cabeza de espuma blanca. De baja persistencia pero dejando un bonito “encaje de Bruselas” (que es como se denomina el dibujo que deja la espuma pegado al vaso.

El aroma es muy fresco, con mucha presencia de la parte de levaduras salvajes y frutal. El sabor es acidulce, también con fruta, pero más notas cítricas (lleva cilantro y piel de naranja).

Su alta carbonatación y su bajo alcohol (4,5% ABV) hacen que el conjunto sea muy refrescante sin resultar agresivo, y por lo tanto ideal para los días de calor. Beber en vaso tipo Wit y acompañar de ensaladas ligeras.

“Mi opinión en un Tweet:” No muy ortodoxa, pero sí sabrosa. Nota: Notable.

The Beer Sun (56)

Dominical de verano con noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

Si es un domingo de resaca, nada mejor para combatirla que estos enlaces sobre cerveza.

Noticias de la Prensa Generalista (15)

En verano, las referencias a la cerveza en los periódicos y en la prensa de corte general se multiplican como las setas en otoño. Cosa que nos gusta, pero con reservas, ya que no siempre se le da un tratamiento adecuado al asunto.

Por eso nos gusta cuando los periodistas nos escriben al Jardín y nos consultan, aunque sea para temas tan ligeros como la estúpida moda cervecera de turno (en este caso, servir la cerveza con pulso de hielo, evitando generar nada de espuma y llenando el vaso hasta el borde). Sí, por lo visto hay gente que hace eso.

Aunque también hablan de cosas como a qué se debe el color de las botellas de cerveza (y lo explican bien), o incluyen una noticia de esas que nos gustan sobre las ventajas para la salud de beber cerveza. Vale que sabemos que el alcohol es malo… pero ya que lo bebemos, veamos el lado bueno.

Y, si todo va bien, la semana que viene haremos un especial de esta sección, porque otro medio nos ha escrito para hablar de cerveza y turismo y, si no hay sorpresas, esta semana estaremos en la radio y la tele intentando divulgar un poco de cultura cervecera. ¡Luego lo compartiremos con vosotros!

Ayinger Weizenbock

De esta casa alemana que todo lo que hemos probado nos ha gustado bastante, nos centramos hoy en su cerveza de estilo Weizenbock, o sea, la “fuerte” de trigo. Como ya hemos comentado otras veces, aunque “Bock” significa cabra, en Alemania se utiliza como sufijo en los estilos para indicar que es más fuerte.

Al ser una típica cerveza de trigo alemán, es turbia. De color amarillo anaranjado, algo apagado. La espuma es abundante: blanca y compacta, con buena presencia en el vaso alargado y estrecho en el centro en el que se suelen servir estas cervezas.

El aroma es muy agradable. A malta de trigo y fruta. Y el sabor es dulce, con abundantes notas a pan y levadura. También tiene algo de presencia el plátano típico de estas cervezas. Todo bien potente y conjugado con un buen cuerpo y suavidad, que hace una cerveza muy bebible.

Y que esconde muy bien los 7,1% ABV que tiene. Así que es peligrosa tanto en invierno, que es para cuando fue diseñada, como en verano por lo bien que entra. Bebedla con moderación acompañando una Kartoffelsalat bien fresquita.

“Mi opinión en un Tweet:” Winter is coming, pero en verano se disfruta también. Nota: Sobresaliente.

Moda Cervecera: I LoveCraft Beer

Comenzamos nueva sección en El Jardín del Lúpulo. Una dedicada a compartir con vosotros, jardineros lectores, las prendas (o complementos) que vemos por ahí y que consideramos que encajarían perfectamente y a la moda en el armario de un buen cervecero.

Y queremos inaugurarla con esta camiseta que causa sensación cada vez que uno de nuestros amigos se la pone y sube una foto a las redes sociales. Una camiseta ideal para amantes de la cerveza Craft y de ese inmenso escritor que es H. P. Lovecraft.

Con ella, todo entendido te reconocerá como un conocedor de lo bueno tanto en cerveza como en literatura de terror cósmico. Juntos podréis invocar a Yog-Sothoth (la llave y la puerta, el todo-en-uno, el oculto, el abridor del camino) mientras compartís una cerveza de Nueva Inglaterra.

¡Vamos, que fardarás mogollón! Así que no sabemos a qué esperas para conseguirla. Y si te gusta este tipo de camisetas… no puedes perderte las próximas entregas de esta sección de moda, ya que querrás todas, sin duda alguna. ¡Nosotros las queremos!

Maltas: Ámbar

Hoy retomamos la buena costumbre de hablaros de los diferentes tipos maltas. Como recordareis, en la última entrada de esta sección, comenzamos el grupo de las maltas de cebada tostadas hablando de la malta Biscuit. Hoy seguimos en ello con la malta Ámbar.

Ésta es una malta ligeramente tostada y típicamente inglesa. Su rango de color se encuentra entre 20-36 SRM. Es característica por aportar a las cervezas tonos rojizos (o ambarinos). Si hablamos de su aroma, encontramos notas a caramelo, pan horneado y nueces. Además también aporta amargor a la cerveza, ya que el proceso de tostado promueve la formación de unos compuestos, conocidos como pirazina y pirrol, que contribuyen a ello.

En receta no se suele emplear más de un 20% ya que esta malta tiene un poder de sacarificación bajo, lo cual quiere decir que de todos los azúcares que va a aportar al mosto, muchos no van a poder ser fermentados y van a quedar de manera residual aportando cierto dulzor a la cerveza.

Una malta de origen inglés usada en cervezas Brown Ale, Bitter o Mild, por poner algunos ejemplos. Pero si la usáis, como siempre, os recomendamos jugar y experimentar. Los límites los ponéis vosotros.

Abridor USB

La ciencia avanza que es una barbaridad. Pero no tanto como para que podamos beber las cervezas de manera virtual. Aún es un placer reservado IRL (In Real Life). Pero eso no significa que no se lleve bien con las “nuevas” (¿hasta cuándo van a seguir siendo nuevas?) tecnologías.

Redes sociales dedicadas en exclusiva a las cervezas, páginas de ratings, blogs y webs especializadas como esta… ¡Bits y Beers unidos abren un gran abanico de posibilidades! Pero para abrir la cerveza, siempre que tenga chapa, vamos a necesitar un abridor.

Y este abridor que combina la parte física de hacer palanca con la parte virtual de un almacenaje Flash Drive de 8 GB con conexión USB… ¡Pues es justo lo que necesitamos en nuestro día a día! En él podemos llevar nuestros textos, imágenes o vídeos favoritos…

¡Para disfrutarlos con nuestra cerveza favorita! Y es que los “maridajes” pueden no limitarse a la comida: música, series, videojuegos… ¡Todo es susceptible de mejorar si va acompañado de una buena cerveza! Así que ya sabéis… abrid una birra para leer El Jardín del Lúpulo.

St. Austell Tribute Ale

Somos, como bien sabréis, amantes de las cervezas inglesas equilibradas y fáciles de beber. Ideal para disfrutar de una cerveza de “sesión”, aunque el estilo no se llame “session” por ningún lado. Y si además tiene un fuerte carácter local, ya nos parece un valor añadido de lo más recomendable. Esta Pale Ale que rinde tributo a Cornualles cumple todo esto, así que no podíamos menos que beberla y reseñarla.

De color arena anaranjada, presenta una ligera capa de espuma debida a su fina carbonatación. En nariz destacan las notas cítricas del lúpulo y a pan de la malta. Cabe destacar que la información de la etiqueta es muy completa, con descripción organoléptica e ingredientes detallados, incluyendo maltas (Maris Otter y Cornish Gold) y lúpulos (Willamette, Fuggle y Styrian Goldings).

En boca es ligera y fresca, con un sabor suave y equilibrado que tiende al amargo ligeramente pero que sin resultar intenso sí que es sabroso. Resulta más maltosa y frutal que en nariz, pero el final es más seco y amargo, con leve caramelo, invitando a dar un segundo trago rápido (y largo).

Con sólo 4,2% ABV y un cuerpo leve, resulta una cerveza ideal para acompañar comidas como “cerveza de mesa” o para pasar largo rato charlando en el pub con los amigos. Para beber a decenas (aunque siempre con moderación) e ideal tanto para iniciados como para novatos.

“Mi opinión en un Tweet:” La primera tras las vacaciones se merece una buena puntuación. Nota: Sobresaliente bajo.

The Beer Sun (55)

Dominical de verano con noticas sobre cerveza. Pulsa aquí si no te carga para leer el periódico

La sección veraniega ha terminado. Mañana recuperamos la normalidad y hoy, el periódico de los enlaces sobre cerveza.

Cerveza de la A a la Z: ZERVEZA

ZERVEZA. Con la Z acaba el repaso a este abecedario cervecero. Hemos elegido las palabras que creíamos que más interesantes podían ser para el público general, pero si os habéis quedado con ganas de más, os recomendamos leer otros glosarios cerveceros. Este repaso acaba aquí, recorriendo la Cerveza de la A a la Z. Porque si hubiese sido de la Z a la A, sería, exactamente, ZervezA. ¡Cheers!

Cerveza de la A a la Z: YEAST (Levadura)

YEAST. Vale, esta es un poco trampa. Pero es como se dice “Levadura” en inglés. Queríamos hablar de los cuatro principales ingredientes de la cerveza y la “L” se la discutían dos. Y no podíamos no hablar de ella, porque realmente, es lo más importante. Hay un dicho que afirma que “el cervecero hace el mosto, es la levadura la que hace la cerveza”, y no le falta razón. Sin levadura, no hay fermentación, así que es el ingrediente más esencial.